Redacción BLes – Durante una reunión ayer miércoles 23 de junio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reconocieron que existe una asociación de la vacuna Covid ARNm con la inflamación cardíaca, que se presenta principalmente en jóvenes, y que las mismas deberían llevar una declaración de advertencia, según informó Children Heald Defence.

Mediante una presentación de diapositivas publicada el miércoles en la reunión del Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC, informaron más de 1.200 casos de una enfermedad rara de inflamación del corazón en jóvenes de 16 a 24 años que recibieron la vacuna de Pfizer o Moderna con la cuestionada tecnología de ARNm.

La agencia indicó también que hasta el 11 de junio se han reportado 267 casos de miocarditis o pericarditis después de recibir una dosis de las vacunas de ARNm y 827 casos reportados después de la segunda dosis. Hay 132 casos adicionales en los que se desconoce el número de dosis recibidas.

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco que puede provocar arritmias cardíacas y la muerte. Entre tanto la pericarditis, hace referencia a la inflamación del pericardio, que es la fina membrana que rodea al corazón. 

Acorde a la “Organización Nacional de Trastornos Raros”, la miocarditis puede ser consecuencia de infecciones, pero “lo más habitual es que la miocarditis sea el resultado de la reacción inmunitaria del organismo al daño inicial del corazón”.

Un informe del Grupo de Trabajo Técnico en Seguridad de las Vacunas Covid-19 (VaST), el riesgo de miocarditis o pericarditis en los jóvenes es notablemente mayor después de la segunda dosis y en hombres.

En ese sentido, la copresidenta de VaST, Dra. Grace Lee dijo que “la presentación clínica de los casos de miocarditis después de la vacunación ha sido distinta, ocurriendo con mayor frecuencia dentro de una semana después de la dosis dos, con dolor en el pecho como la presentación más común”.

Entre tanto, el Dr. Tom Shimabukuro, subdirector de la Oficina de Seguridad de las Inmunizaciones de los CDC, dijo en la presentación, que los datos de uno de los sistemas de monitoreo de seguridad de la agencia, Vaccine Safety Datalink (VSD), sugieren una tasa de 12.6 casos por millón en las tres semanas posteriores a la segunda dosis en jóvenes de 12 a 39 años.

Respecto de estos informes, la Dra. Meryl Nass, una médica de medicina interna, señaló varios fallos en los datos utilizados durante la presentación del ACIP. Ella dijo que durante la presentación, se minimizó la tasa de miocarditis de dos maneras:

La primera, agrupando a las personas de 39 años en adelante, a pesar de que las tasas más altas [de miocarditis] se dan en los niños más pequeños, lo que hace que se reduzca la tasa.

La segunda consistió en incluir solo un periodo de tiempo muy estrecho tras el inicio de la vacunación en el grupo de edad de 12 a 15 años, omitiendo así a la gran mayoría de las segundas dosis, que es cuando se produce alrededor del 75% o más de los casos de miocarditis.

También la Dra. Nass señaló que a veces se mezclaban los dos géneros, y “las tasas en las niñas son mucho más bajas que en los niños”.

Entre tanto la Dra. Megan Wallance durante su presentación afirmó que la eficacia de la vacuna Covid de Pfizer en el grupo de edad de 12 a 15 años es del 100%, así mismo dijo que la de Moderna era similar. 

A continuación además comparó los casos de miocarditis frente a las tasas de hospitalización por Covid-19 (Virus PCCh), en jóvenes de entre 12 y 29 años, y realizó un análisis de riesgo/beneficio, que según aseguró la Dra. Nass, era inconsistente porque, “la tasa de miocarditis utilizada es demasiado baja y por el contrario, “el riesgo de Covid está magnificado”.

La Dra. Nass cuestionó además que en las presentaciones del ACIP no se incluyó, a la hora de determinar los riesgos y los beneficios, a ninguna de las casi 6.000 muertes notificadas al VAERS (Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas).

También le recomendamos: La vacuna ARNm podría causar daño celular a corto plazo, revela médica

Ad will display in 09 seconds

Acorde a lo que reportó Breitbart, en EE. UU. más de 78 millones de personas que se consideran “completamente vacunadas” optaron por la vacuna Pfizer de dos dosis, y más de 59 millones recibieron la vacuna Moderna de dos dosis. Entre tanto poco menos de 12 millones han recibido la de una sola dosis de J&J.

Es decir que la gran mayoría de los estadounidenses vacunados usaron la vacunas de ARNm, que según los CDC “enseñan a nuestras células cómo producir una proteína, o incluso solo una parte de una proteína, que desencadena una respuesta inmune dentro de nuestros cuerpos”.

Según los CDC, las tasas de hospitalización de adolescentes por Virus PCCh en el grupo de edad de 12 a 17 años fue de 2,1 por 100.000 a principios de enero de 2021 y de 1,3 por 100.000 en abril.  

De 204 hospitalizaciones evaluadas por los CDC desde el 1 de marzo de 2020 hasta el 24 de abril de 2021, no se produjeron muertes. E incluso indicó que la tasa de mortalidad por Covid en todas las categorías de edad de los adolescentes es inferior al 0,1%.

La agencia sigue considerando que las estadísticas de eventos adversos provocados por las vacunas no son alarmantes, calificando a las afecciones cardíacas que provocan como raras, e insignificantes en comparación con el número total de estadounidenses vacunados. 

Siendo que los adolescentes tienen un riesgo relativo cero de morir de Covid y tienen un nivel muy bajo de experimentar eventos graves no deja de despertar alarma por los cada vez más casos que van saliendo a la luz, y principalmente cuando se está considerando vacunar a niños desde tan solo seis meses de edad.

Vanesa Catanzaro – BLes.com