Redacción BLes– Varios líderes provida rechazaron el anuncio hecho por el presidente Joe Biden el pasado jueves en el cual dio a conocer que anulará la política de la Ciudad de México, la cual impide que el dinero de los contribuyentes financie los abortos en el extranjero.

“Rescindir la política de la Ciudad de México en vísperas de la Marcha por la Vida es una medida profundamente inquietante, especialmente cuando el presidente dice que quiere la unidad nacional”, expresó Jeanne Mancini, presidenta de la Marcha por la Vida a través de un comunicado.

En un memorando presidencial, el presidente Biden anunció el jueves que inmediatamente rescindirá la política de la Ciudad de México a través de una orden recién firmada para derogar la ley impulsada bajo la administración de Donald Trump.

La orden implica que ahora las ONG que ofrezcan tratamientos para interrumpir embarazos por fuera de las fronteras de los Estados Unidos, seguirán siendo financiadas por el gobierno de EE. UU., aun si ello implica algún riesgo para la salud o si se descubre que someten a pacientes a abortos.

Mancini citó una encuesta de Caballeros de Colón y Marista publicada el miércoles, la cual muestra que más de tres de cada cuatro estadounidenses se oponen a la financiación de abortos en el extranjero con dólares de los contribuyentes “va en contra de los deseos de una abrumadora mayoría de estadounidenses”, agregó la presidenta de la Marcha por la Vida.

Le recomendamos:

“El gobierno nunca debe obligar a los contribuyentes a financiar abortos, ya sea aquí o en el extranjero, sino que debe trabajar para proteger la dignidad inherente de todas las personas, nacidas y no nacidas”, continuó Mancini.

Por su parte, Marjorie Dannenfelser, presidenta de la ONG Susan B. Anthony List, criticó que tanto el presidente Biden como la vicepresidenta Kamala Harris, hayan prometido unificar la nación pero al mismo tiempo decidan revertir la política de la Ciudad de México, lo cual “contradice” la idea de unidad.

“Los estadounidenses de todo el espectro político se oponen al uso de fondos de los contribuyentes para promover el aborto y los negocios del aborto”, dijo Dannenfelser a través de un comunicado.

“A pesar de esto, la nueva administración está avanzando con un pago a la industria del aborto que respaldó su campaña política”, añadió.

Planned Parenthood, la principal empresa abortista de talla internacional mostró su apoyo a la campaña de Biden el año pasado. El presidente interino, Alexis McGill Johnson, dijo: “Para nosotros, y para muchos, la elección es clara. Planned Parenthood Action Fund respalda a Joe Biden para presidente”, dijo, según la revista Forbes.

Biden, quien se considera abiertamente como un practicante de la fe católica, ha recibido distintas críticas de ese sector por su apoyo al aborto, pese a la oposición generalizada de la Iglesia Católica frente a dicho tema.

En una declaración del jueves, el presidente de Catholic Vote, Brian Burch, destacó las contradicciones entre las acciones de Biden y la enseñanza católica.

“La decisión es especialmente vergonzosa dada la reiterada insistencia de que Joe Biden es un católico ‘devoto’, incluso por parte de su propio secretario de prensa tan recientemente como la semana pasada cuando se le preguntó sobre esta política”, acotó Burch.

La semana pasada, el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, el arzobispo José Horacio Gómez, cuestionó el papel de la administración de Joe Biden para “promover los males morales y amenazar la vida y la dignidad humanas”.

César Munera – BLes.com