Esta región vive constantemente volviendo a comenzar y con una especie de refundación, gobierno tras gobierno. Perú, Chile, Bolivia, Ecuador y Venezuela viven en esta lógica de hacer nuevas constituciones y refundar los países

Si uno analiza la historia y geografía de nuestro continente, especialmente en el siglo XVI, observará que los países del norte eran extremadamente pobres en comparación con los países del sur.

Sin embargo, luego de menos de 4 siglos, los países del norte alcanzaron el desarrollo, un caso ejemplar es la principal potencia económica, Estados Unidos de Norteamérica.

Curiosamente los países del sur, ricos en recursos naturales y comodities, no han sido capaces de lograr el desarrollo económico producto de políticos mesiánicos y ciudadanos desinformados. Esta región vive constantemente volviendo a comenzar y con una especie de refundación, gobierno tras gobierno.

Es paradójico que los recursos naturales no sirvieron de nada para alcanzar el desarrollo y derrotar la pobreza. Sin duda, hay múltiples variables, una de ellas, el pone respeto por las instituciones.

Se imagen ustedes a Joe Biden llamando a una Convención Constituyente para cambiar la Carta Magna. Sería considerado una locura y seguramente tendría que renunciar. Carta fundamental que por supuesto ha tenido sus modificaciones, como la abolición de la esclavitud, pero nadie pretendería comenzar desde cero, ningún demócrata o republicano.

Sin embargo, Perú, Chile, Bolivia, Ecuador y Venezuela viven gobierno tras gobierno en esta lógica de hacer nuevas constituciones y refundar los países, en esta parte del continente nos hemos acostumbrado a la estupidez, irresponsabilidad y populismo.

Buena parte de esto también se explica por lo infectado que están los países de socialismo, el poco respecto por el libre mercado, la propiedad privada y la contribución de los empresarios, quiénes hoy son considerados como el enemigos. Como si tener un ejército de políticos y empleados públicos fuera la receta para derrotar la pobreza.

En el caso de Perú, el probable presidente electo, el profesor Pedro Castillo, tiene en su programa la redacción de una nueva constitución y no genera grandes controversias. No importa si el profesor Castillo no sabe qué es un monopolio y tampoco qué modelo de desarrollo quiere para su país, solo con prometer la multiplicación del pan y refundar Perú es suficiente para ganar las elecciones.

También le recomendamos: Las 4 etapas de la infiltración comunista en Occidente reveladas por un ex agente de la KGB (VIDEO)

Ad will display in 09 seconds

Tampoco Chile, el otrora buen alumno de la región fue capaz de perseverar y sucumbió al populismo y hoy tiene una Convención Constituyente para cambiar la actual Constitución. Y así es un suma y sigue, país tras país.

Estamos en una nueva era y en plena revolución tecnológica pero estos países se niegan a subirse al carro. Ahí están los sindicatos, los supuestos defensores de los trabajadores y una decena de ONGs al servicio del partido comunista, bloqueando constantemente el progreso tecnológico.

En la era de la inteligencia artificial estamos dando cátedras de la estupidez humana y pagaremos muy caro y volveremos a quedar como un continente rezagado.

José Francisco Cuevas V., escritor invitado al Panampost.com