El mismo día que asumió la presidencia de Ecuador, Guillermo Lasso promulgó un nuevo Código de Ética en el que se prohíbe colgar fotos del presidente en oficinas públicas y designar familiares en cargos de la administración

No más fotos del presidente en oficinas públicas ni nombramientos de familiares en cargos de la administración. Con estas medidas, el nuevo presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, busca abolir el culto a la personalidad y el nepotismo.

Lasso firmó varios decretos el mismo día que asumió el cargo. Así como dio independencia a los medios de comunicación del país, luego de siete años sometidos a la Ley Orgánica de Comunicación del Ecuador (LOC), también puso fin a la adoración de la imagen del presidente —propia de los regímenes autoritarios de izquierda como los de Venezuela o Nicaragua— a través de un nuevo Código de Ética. En su lugar, se podrán colgar fotos de deportistas o ciudadanos destacados.

“Tampoco vamos a permitir regalos que sean superiores a 100 dólares al presidente de la República, sean de ecuatorianos o de delegaciones extranjeras”, afirmó el mandatario cuando anunció los decretos. Lo cierto es que en Ecuador aquel socialismo del siglo XXI que vanagloriaba a los líderes, está desvaneciéndose.

Con los nuevos decretos también se prohibió que los familiares de los funcionarios de su gabinete ocupen algún cargo público. La medida abarca hasta el cuarto grado por nexos sanguíneos y segundo por afinidad. Si algún familiar ocupa un cargo previamente, podrá permanecer siempre que muestre pruebas de su trabajo para el Estado.

La práctica perversa del culto a la personalidad

Rendir pleitesía a la imagen del presidente es una práctica más que conocida en América Latina. Pasó en Ecuador con fotos de Rafael Correa en todos los organismos. Permanece en Venezuela, con cuadros de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro en cuanto edificio administrativo y valla publicitaria existe; y se repite en Nicaragua con imágenes de Daniel Ortega. En ese país además se levantaron monumentos a Chávez. Argentina también es testigo de esta perversión política con calles, plazas, monumentos y hasta una planta nuclear bautizada con el nombre del fallecido presidente Néstor Kirchner.

Es una práctica habitual en los regímenes autoritarios. El propósitos es endiosar al líder como una encarnación de la voluntad del pueblo. El fallecido Hugo Chávez fue objeto de estudio por la manera en que entró a la fuerza a los hogares y a las instituciones bajo esta práctica. Una publicación de la Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura analizaba en 2004 lo que ocurría con el dictador:

«El culto desmedido a la personalidad, igual que en el fascismo y en el nazismo, forma parte de este endiosamiento del que son objeto los líderes que alcanzan la cumbre dentro de los partidos comunistas de las diferentes naciones socialistas».

Con la nueva medida de Guillermo Lasso, Ecuador deja atrás el dañino culto a la personalidad. Aunque el nuevo Código de Ética pudiera plasmar «cosas obvias», el mandatario insistió en que muchas han sido «olvidadas» por la administración pública del país.

Atiborrar la administración pública de familiares también ha sido una costumbre de los socialistas. Por ejemplo, Rosario Murillo, esposa de Daniel Ortega, es vicepresidente de Nicaragua. En Venezuela, tanto en tiempos de Chávez como en la actualidad con Maduro se han paseado por ministerios y oficinas diplomáticas hijos, esposas, hermanos, etc. Uno de tantos ejemplos es el de María Gabriela Chávez, hija del fallecido Hugo Chávez, quien se desempeñó como embajadora ante la ONU entre 2014 y 2019.

Bajo el nuevo gobierno de Ecuador, las esposas del presidente y del vicepresidente de la República tampoco recibirán pagos o compensaciones.

El deber de atender a la prensa

El nuevo Código de Ética establece que los funcionarios públicos deberán atender a los medios y ofrecer ruedas de prensa al menos una vez cada tres meses.

A Rafael Correa no le gustaba la prensa. De hecho mantuvo una persecución constante usando la Ley Mordaza como su principal instrumento. Varias veces rompió diarios sin ningún reparo en televisión abierta.

También le recomendamos: VOLVIÓ SENDERO LUMINOSO y hay 18 VÍCTIMAS FATALES

Ad will display in 09 seconds

Hasta 2017 lo había hecho con nueve diarios de acuerdo con las Sociedad Interamericana de Prensa. «Sinvergüenzas» y «corruptos» fueron algunos calificativos usados por Correa para referirse a los medios privados. «Para que tengan material para el próximo lunes, aquí está diario La Hora, que entiendan que ya no sorprenden a nadie», dijo mientras rompía un ejemplar.

Lasso derogó en su primer día en el cargo el reglamento de la Ley de Comunicación y anunció que enviará un proyecto a la Asamblea Nacional para derogar dicha normativa. Allí deberá enfrentarse a la mayoría de los aliados de Rafael Correa.

Aunque este último punto pueda lucir como un obstáculo, en Ecuador las nuevas reglas dejan por sentado que el socialismo es cosa del pasado. Durante su investidura, Lasso mencionó que con el nuevo periodo de gobierno «termina la era de los caudillos».

Oriana Rivas – Panampost.com