Redacción BLes – Para ser un nuevo empleado del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas se debe presentar una prueba de haber sido vacunado contra el virus PCCh o Covid, según se puede ver en la página de solicitud para ingresar al departamento. Solo en algunas pocas excepciones se podrá ingresar a la fuerza policial sin haberse vacunado.

En el documento se puede ver en letra chica lo siguiente “LVMPD requiere que todos los empleados de nueva contratación se vacunen y muestren prueba de vacunación contra COVID-19 antes de ser contratados”.

Por otra parte se puede ver que dicen ofrecer igualdad de oportunidades y que no hacen distinciones por raza, religión, sexo, afiliación política y otras características, ya que contratan a las personas según su mérito y su aptitud física.

Estas dos partes muestran grandes contradicciones ya que las personas que no sean inoculadas con las vacunas experimentales contra el virus PCCh, serán discriminadas y no podrán conseguir trabajo en el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas a pesar de poder ser las de mejor mérito y aptitud física.

De acuerdo a lo dicho por el departamento a Breitbart News,las pocas excepciones son por temas religiosos que serán investigadas por la Oficina de Diversidad Laboral y por problemas de salud relacionados con alergias que pasarán por el Sección de Salud y Seguridad para su comprobación.

Esta medida tomada por el departamento de Las Vegas , contrasta enormemente con los esfuerzos que están realizando varios estados para que no se requieran pasaportes de vacunas.

El caso más conocido es el del gobernador de Florida, Ron Desantis, quién viene desatando una feroz lucha contra el uso de estos pasaportes.

El 2 de abril firmó una orden ejecutiva que prohíbe el uso de pasaportes de vacunas en todo el estado de Florida 

Esta orden la firmó buscando proteger las libertades de los floridianos para que se respeten las decisiones individuales y no se divida a la gente entre vacunados y no vacunados, ya que prohíbe a todas las agencias del gobierno, subsidiarias y comerciantes requerir a la gente un pasaporte sanitario o cualquier documentación similar donde las personas tengan que probar estar vacunados para ingresar a un comercio o realizar un trámite cotidiano.

Otro gobernador que sigue el mismo camino que De Santis, es Greg Abbott, de Texas. el 6 también firmó una orden ejecutiva que prohíbe los pasaportes de vacunación en el estado.

Al firmar la orden alegó que ningún texano estará obligado a presentar pruebas de vacunación o  a revelar detalles médicos personales para continuar con sus actividades ordinarias. 

Dijo también que continuarán con la campaña de vacunación pero sin pisar la libertad de cada individuo en decidir vacunarse o no.

También le recomendamos: La vacuna ARNm podría causar daño celular a corto plazo, revela médica

Ad will display in 09 seconds

Abbott tomó medidas después de que el gobernador Tate Reeves (republicano de Mississippi) siguiera al gobernador Ron DeSantis (republicano de Florida) oponiéndose al llamado pasaporte de vacunación, que muestra el registro de vacunación de alguien.

Para muchos texanos, la orden ejecutiva firmada por el gobernador se queda corta ya que solo protege a los empleados del gobierno, o a los que sean pagados con presupuestos gubernamentales,  pero no impide que las empresas privadas presionen a sus empleados con despedirlos si no obedecen su imposición de vacunarse.

Por esta razón están realizando una gran campaña para poder prohibir que las empresas sigan abusando obligando a sus empleados a vacunarse

Sebastian Arcusin – BLes.com