En un Foro Económico de Rusia, el presidente argentino llamó al mundo a imitar sus políticas económicas, que han desembocado en 45% de pobres, 11% de indigencia, la segunda inflación más alta de la región y cientos de miles de empresas cerradas.

“Es hora de entender que el capitalismo no ha dado buenos resultados”, sostuvo este viernes el presidente socialista Alberto Fernández durante su exposición virtual en el Foro Económico de San Petersburgo 2021, donde anunciaría un pacto con el gobierno de Rusia para la producción de vacunas Sputnik en Argentina.

“Es hora de entender que el capitalismo tal como lo conocimos hasta la pandemia no ha dado buenos resultados, ha generado desigualdad e injusticia”, repitió el presidente argentino en un mensaje pre-grabado que se transmitió en el Foro ante empresarios rusos y de todo el mundo.

“En la pandemia han crecido la pobreza, la falta de trabajo, las necesidades de un mundo que lejos está de estar desarrollado. No hablo solamente de los países más necesitados, hablo también de esos países de renta media, entre los que está la Argentina”, sumó.

Esta bochornosa declaración viene en medio de un colapso total de la economía argentina. Mientras Fernández critica las medidas capitalistas con las que, por ejemplo, Brasil está creciendo mientras sale de la recesión, en Argentina la pobreza, el desempleo y la inflación no paran de subir.

Además, criticó la deuda que su propio gobierno profundizó: “Es muy difícil desarrollarse con deudas estrafalarias, con tasas enormes y que deba todo eso pagarse en plazos que no favorecen el crecimiento y el desarrollo social de nuestra comunidades”.

“Son países a los que siempre se los trata como si fueran países desarrollados, pero que cada vez más se parecen a países pobres. Allí la comunidad internacional debe tomar medidas, que tienen que ver con el potencial desarrollo que estos países de renta media pueden lograr”, planteó Fernández.

Y al finalizar su discurso, Fernández llamó a “construir otro capitalismo”, que “no olvide el concepto de solidaridad”.

“Si algo nos enseñó la pandemia es que nadie se salva solo, y que puede haber un momento donde los países más poderosos y los más débiles tiemblen y caigan frente a un virus”, añadió, a pesar de que sólo han caído los países que restringieron sus economías y plantearon la falsa dicotomía entre salud y bienestar económico.

Le recomendamos: El día en que Deng Xiaoping llamó al mundo a derrocar al partido comunista chino

Ad will display in 09 seconds

“El mundo se había organizado sobre bases definitivamente débiles, tan débiles que un ser imperceptible a la vista humana, como es el virus del COVID-19, fue capaz no solamente de arrastrar vidas y la salud de millones de habitantes del mundo sino también a las economías centrales”, dijo, totalmente abstraído de la realidad.

Por último, el Presidente de los 45% de pobres pidió que el resto del mundo organice una economía como la que él está planteando en Argentina: “Deberíamos pensar ya a esta altura cómo debe ser la economía global en el tiempo que viene, porque lo que ha quedado demostrado es que lo que había generaba mucha desigualdad y mucha injusticia, que favorecía la concentración del ingreso en muy pocos y distribuía la pobreza en millones de habitantes del globo terráqueo”.

Por Derechadiario.com.ar