Redacción BLesLuego de un crecimiento récord de la economía estadounidense a una tasa anualizada del 30% durante el tercer trimestre, gracias a las políticas de incentivo promovidas por la administración Trump, los estados demócratas tomaron la decisión de paralizar las actividades comerciales, utilizando como argumento el supuesto aumento de casos del virus PCCh, lo que provocó una nueva y esperada contracción.

La economía de Estados Unidos tuvo bajo la administración Trump casi 4 años de crecimiento a niveles récord de producción y crecimiento, luego de 8 años de decadencia durante el gobierno demócrata de Barack Obama. 

“En mis primeros tres años en el cargo, nuestro país agregó más de 7 millones de nuevos empleos, incluidos más de 500 mil en el sector manufacturero. Durante ese tiempo, casi 6,6 millones de estadounidenses salieron de la pobreza, incluidos casi 2,8 millones de niños”, escribió el presidente Trump en una carta publicada por Fox News en noviembre del 2020.

La aparición del virus PCCh marcó un quiebre en el crecimiento económico sin precedentes de la presidencia Trump. De todos modos, a pesar de que la economía mundial estuvo prácticamente detenida durante varios meses del 2020, la sólida economía estadounidense lograda durante los últimos años, sumado a las políticas de ayuda de la gestión Trump, lograron mantener los índices económicos en números tolerables y cuando comenzó a reabrirse la economía, rápidamente volvieron a mostrar su tendencia en crecimiento como los años anteriores. 

Le recomendamos:

A pesar de la crisis provocada por la pandemia, el Departamento de Comercio de los EE. UU. publicó en octubre del año pasado, alentado por los números del tercer trimestre, una estimación sobre el crecimiento anual del PBI nacional el cual alcanzó un récord del 33,1%, un crecimiento inesperado para el año inusual que tocó padecer, reportó el New York Post.

Ahora bien, luego del tercer trimestre los gobernantes demócratas comenzaron a implementar, con la colaboración de los medios de comunicación más importantes, una fuerte campaña para imponer un terror infundado al virus PCCh en toda la sociedad, y con ese argumento lograron imponer estrictas cuarentenas que generaron una terrible parálisis en las economías. 

Cerraron comercios, escuelas, restaurantes, bares, impidieron reuniones familiares al mismo tiempo que permitían e incluso fomentaban las protestas de grupos de izquierda como Antifa y Black Lives Matter (BLM).

Los resultados son los esperados, y ahora al analizar los índices del 4to trimestre del año, podemos ver que luego de crecer a una tasa anualizada del 30% en el tercer trimestre, la economía de noviembre y diciembre se contrajo a una tasa anual del 7%, lo que indica una posible recesión.

“La caída de noviembre fue la primera hasta ahora en la recuperación y reflejó caídas en los gastos de consumo personal, la inversión fija no residencial, las exportaciones netas y la inversión en inventarios no agrícolas”, asegura el informe de IHS Markit.

Los estados republicanos fueron mucho más indulgentes al establecer restricciones contra el virus PCCh y el resultado fue que sus economías superaron con creces las economías de los estados demócratas. Además, los números de muertes atribuidos al virus PCCh no se vieron afectados.

Andrés Vacca – BLes.com