El Ministerio del Interior, encargado de la Seguridad Publica en el país oriental, dio a conocer el martes pasado las cifras de delitos en todo el país, y mistró que hubo una baja histórica en comparación con años anteriores.

El presidente Luis Lacalle Pou llegó al poder en Uruguay en gran parte por sus promesas de mano dura contra la delincuencia, un tema que había ofuscado el debate político en 2019.

Una pata fundamental de esta política contra la inseguridad había sido diseñada por Jorge Larrañaga, quien lamentablemente falleció en el pasado mes de mayo del año pasado y se puso en jaque el compromiso del gobierno “multicolor” en seguir combatiendo con dureza a la delincuencia.

En este contexto, Lacalle Pou publicó con bombos y platillos en Twitter una tabla con las cifras de denuncias de delitos, comparando los años 2019, 2020 y 2021.

Según los datos publicados por el Ministerio del Interior, en el caso de los homicidios, la cifra bajó un 11,2% en comparación con 2020, y un destacable 23,7% si se toma en cuenta la variación entre 2019 y el año pasado.

Cabe recordar que hasta 2019 gobernó el Frente Amplio, partido de izquierda que por más de una década lideró el Gobierno haciendo estragos en materia de seguridad.

El ministro Alberto Heber, quien confeccionó la tabla, también expuso que los hurtos bajaron un 5,5% en el último año y un impresionante 19,9% en comparación con el periodo bianual 2019-2020. Las rapiñas bajaron un 13,5%, y 18,8%, en ambas comparativas respectivamente.

De todos modos, estos números deben ser analizados con mucha cautela, ya que principalmente en el área metropolitana, la gente, cansada de la inseguridad, ya ni siquiera realizan la denuncias correspondiente.

Un tema que también había sido central en la campaña del 2019 es el abigeato (robo de ganado en la zona rural), una problemática que el Campo le pedía al presidenciable del Partido Nacional que enfrente con especial ímpetu. Este delito fue el que más se vio reducido, según los datos expuestos, demostrando un fuerte interés del Gobierno en combatir este siniestro.

El abigeato habría bajado un 39,2% entre 2020 y 2021, periodo en el cual se implementó un importante plan de monitoreo por parte del Ejército en las zonas fronterizas con Brasil, epicentro de este tipo de delito.

Por su parte, el tipo de crimen que menos se vio reducido en los dos años de gobierno de Lacalle Pou fueron las denuncias por violencia doméstica, que se movieron 0,6% a la baja en comparación con 2020, y un magro 1,3% en total.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.