Redacción BLesA medida que el gobierno de los Estados Unidos avanza hacia la administración de vacunas de refuerzo contra el Virus del Partido Comunista Chino (PCCh), los laboratorios y los fabricantes de vacunas comienzan a planificar ganancias extraordinarias debido a que deberán atender la demanda de cientos de millones de personas que podrían reclamar por dosis de refuerzo. 

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) solo ha aprobado la vacuna de refuerzo de Pfizer para los estadounidenses de 65 años o más, así como para los estadounidenses de alto riesgo, los expertos anuncian que las vacunas de refuerzo pronto estarán disponibles para todos los estadounidenses, incluyendo también las producidas por Moderna y Johnson & Johnson.

La producción de estas vacunas de refuerzo, implicarán una sobre ganancia para los laboratorios quienes verán además una reducción considerable en los costos de su producción, teniendo en cuenta que en esta oportunidad las empresas no deberán invertir en investigación y desarrollo como lo hicieron originalmente para la primera vacuna. 

“Hay miles de millones más en ganancias en juego para algunos fabricantes de vacunas a medida que Estados Unidos avanza hacia la dispensación de inyecciones de refuerzo de COVID-19 para reforzar la protección de los estadounidenses contra el virus”, informó la agencia de noticias AP News. “Lo que los fabricantes pueden ganar depende de qué tan grande sea la implementación”.

Los funcionarios de salud de EE. UU. respaldaron el jueves 23 de septiembre las inyecciones de refuerzo de la vacuna Pfizer para todos los estadounidenses mayores de 65 años, y también se incluyó a cientos de millones de personas jóvenes que, debido a sus problemas de salud, poseen un mayor riesgo de padecer consecuencias por el coronavirus.

También advirtieron que esto era solo el primer paso, y a medida que avancen las campañas de vacunación los refuerzos podrían ofrecerse de manera más amplia en las próximas semanas o meses.

Esta situación ya implicaría ganancias interesantes para laboratorios y productores, pero si además esta tendencia se traslada al resto del mundo, los números son incalculables. 

Desde que el presidente Joe Biden anunció a mediados de agosto su plan para administrar masivamente refuerzos de vacunas, el pronóstico entre los analistas financieros sobre las ganancias del laboratorio Moderna para el año 2022 aumentó cerca de un 35%, según reportó AP News.

Los pronósticos para Pfizer, el principal productor de vacunas en EE. UU., indican que para el 2022 sus ventas globales podrían llegar a los 26 mil millones de dólares. 

Los refuerzos de vacunas se convirtieron ahora en una nueva unidad de negocio, y los laboratorios ya salieron a competir mundialmente y a negociar con las diversas autoridades sanitarias para intentar imponerse sobre sus adversarios. 

Tal es el caso de Gran Bretaña, que anunció recientemente que planea ofrecer refuerzos a todas las personas mayores de 50 años y otras personas vulnerables. Allí, expertos recomendaron ampliamente que la inyección de Pfizer es la mejor opción, a pesar que el paciente en primera instancia haya sido vacunado por otro laboratorio. 

Durante una entrevista en ABC’s This Week el domingo, el director ejecutivo de Pfizer, Dr. Albert Bourla, anunció que el escenario más probable es la revacunación anual contra el virus PCCh.

“El escenario más probable para mí, es que el virus se ha extendido por todo el mundo, que seguiremos viendo nuevas variantes que van saliendo, y además tendremos vacunas que durarán al menos un año. Creo que el escenario más probable son las revacunaciones anuales,” dijo Bourla.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.