Redacción BLes – Después de meses de debate y campaña, un afluente suburbio de Dallas-Fort Worth rechazó abrumadoramente un plan de estudios de “teoría racial crítica” en una segunda vuelta electoral el sábado.

Antes de las elecciones, la ciudad de Southlake, Texas, se convirtió en un punto álgido de la polémica sobre la educación basada en la raza. La carga lectiva pasó a primer plano durante las administraciones del ex presidente Trump y del presidente Biden, en medio de manifestaciones y disturbios por la muerte de George Floyd.

Después de que los padres abarrotaran las reuniones del consejo escolar en diciembre para expresar su oposición al plan de estudios, el PAC (Comité de Acción Política) de familias de Southlake ganó una demanda y se le concedió una orden de restricción para impedir que los líderes siguieran adelante.

En una entrevista con Fox News, la ex profesora Carol Swain dijo que la gente de todo el país rechaza la teoría racial crítica, y que los padres se están organizando para hacer frente al asalto izquierdista en las aulas. Swain aplaudió la iniciativa de los grupos de padres y les animó a seguir sumándose.

En cuanto a la teoría racial crítica, Swain argumentó que lo que hacen sus promotores es “puro adoctrinamiento”, afirmó. “No trata de enseñar a los jóvenes a pensar. De hecho, está enseñando lo contrario, porque si tienen preguntas, y las preguntas no son ‘políticamente correctas’, entonces corren el riesgo de meterse en serios problemas”.

La experimentada profesora insistió en que la teoría pretende generar un ambiente antiestadounidense desde los más pequeños, basándose en un problema que, aunque considera inexistente, puede provocar el efecto contrario en el futuro.

También le recomendamos:

“Lo estamos haciendo con la excusa de la equidad educativa y es muy perjudicial para los niños de las minorías porque les enseña que son víctimas. Y también rompe las relaciones que tienen. La teoría crítica de la raza llega a entornos en los que no hay problemas graves y, cuando llegan, crean problemas”.

La teoría racial crítica también afecta a los profesores, que a menudo se ven obligados a formarse en temas que no les interesan o parecen ridículos. En febrero, el Departamento de Educación de Oregón pidió a los profesores que se apuntaran a una formación sobre “etnomatemáticas”, una absurda suposición de que las matemáticas son racistas y promueven la supremacía blanca.

Southlake, que triplicó la participación de los votantes en las anteriores elecciones municipales, eligió por abrumadora mayoría a todos los candidatos apoyados por el conservador Southlake Families PAC, incluyendo un alcalde, dos puestos en el Consejo Municipal y dos puestos en el consejo escolar.

Todos los candidatos apoyados por los conservadores se impusieron por un margen de entre el 30% y el 70% en sus respectivas carreras.

Amelia Jones – BLes.com