Redacción BLes– Una ONG documentó que donaciones millonarias del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, a asociaciones público-privadas antes de las elecciones fueron a parar a condados demócratas en estados en disputa donde posteriormente se presentaron una enorme cantidad de casos de irregularidades y fraude electoral.

En una conferencia de prensa el miércoles, el Proyecto Amistad, una iniciativa del grupo legal Sociedad Thomas More, presentó el informe titulado “La legitimidad y el efecto de la financiación privada en los procesos electorales federales y estatales”.

En el documento se prueba que cuando Zuckerberg dio dinero a instituciones gubernamentales y no gubernamentales bajo el pretexto de ayudar con las elecciones durante la pandemia de coronavirus, las donaciones se dirigieron a determinadas zonas de los estados en disputa con el propósito específico de inclinar la elección hacia Biden.

El informe, según Phil Kline, director del Proyecto Amistad, documentó el uso de más de u$s500 millones “para financiar las elecciones durante la crisis de COVID”.

Esta suma supera ampliamente lo que destinó el gobierno federal (u$s400 millones) para La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés).

“Este, efectivamente, es un gobierno en la sombra que dirige nuestras elecciones”, afirmó Kline en el evento que tuvo lugar en Westin Arlington Gateway, Arlington, Virginia.

Le recomendamos:

Detalló que esa enorme suma dinero fue a parar a “manos de funcionarios estatales y locales que, a su vez, permitieron que esas organizaciones privadas e intereses privados tuvieran acceso a información sensible y privada de ciudadanos estadounidenses que era de valor para los partidos políticos y monetizada para intereses de la izquierda”.

En el comunicado de prensa, que invitaba al evento, la organización aseguró que esta gran inyección de dinero “violó las leyes electorales estatales y resultó en una distribución desigual de fondos que privó a los votantes del debido proceso y de la misma protección”.

De acuerdo a la organización, el fundador de Facebook “pagó por los jueces electorales; compró los buzones, en contra de la ley estatal; ordenó la consolidación de las instalaciones de conteo; (…) pagó a los funcionarios locales que cerraron las ventanas de la sala de conteo; (…) compró las máquinas, Dominion y otras”.

Lo llamativo es que, supuestamente, el CEO de Facebook donó esa cantidad de dinero para que las elecciones sean seguras y transparentes. Pero, paradójicamente, el dinero fue a parar mayoritariamente a condados gobernados por demócratas en estados en disputa donde justamente luego se denunciaron una enorme cantidad de irregularidades y casos de fraude electoral.

Ejemplo de ello son los u$s15 millones que Zuckerberg donó al Centro para la Tecnología y la Vida Cívica (CTCL, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que destinó el dinero a aquellos condados de Georgia (Cobb, Fulton y Gwinnett) que protagonizaron todo tipo de irregularidades en las elecciones del 3 de noviembre y que marcaron una notoria diferencia a favor de Biden.

En palabras del Proyecto Amistad, esta millonaria inyección de recursos de Zuckerberg creó “una red de dinero oscuro bien financiado y centralmente coordinado que inyectó dinero privado en las elecciones públicas en 2020, eludiendo los protocolos estatales y violando las leyes estatales, interrumpiendo el proceso electoral y contribuyendo a una pérdida de confianza en el sistema electoral”.

Asimismo, los investigadores resaltan que esta financiación no era necesaria, por los recursos que ya había proporcionado el gobierno federal a través de la Ley Help America Vote y la Ley CARES.

“Esta red de dinero oscuro se estableció para recopilar, agregar y analizar información recopilada de terceros que tienen acceso directo a los archivos de votantes estatales con el propósito de influir en las elecciones y la política electoral de EE. UU.”, afirmaron.

 Miguel Díaz – BLes.com