El curioso caso de la bandidolatría de la izquierda quedó evidenciado completamente con el abatimiento de Lázaro a manos de la Policía Militar

Tras 20 días de persecución, finalmente fue abatido el asesino serial Lázaro Barbosa, en un tiroteo con la policía este lunes 28 en Águas Lindas de Goiás. El operativo para capturarlo contó con la participación de más de 270 agentes y se inició luego de que el hombre de 32 años asesinara a toda una familia en la ciudad de Ceilândia.

Con la noticia sobre la muerte de Lázaro, varias figuras políticas, periodistas e influencers aplaudieron a la policía por su trabajo y llenaron las redes con mensajes, imágenes y videos del momento en que el asesino fue abatido por la policía.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, también festejó la excelente actuación de los agentes. “Felicidades a los héroes de la policía por poner fin al terror practicado por el marginal Lázaro, quien humilló y asesinó hombres y mujeres a sangre fría. ¡Brasil agradece! Uno menos para amedrentar a las familias del bien. Sus víctimas no tuvieron una segunda oportunidad. ¡Buenos días a todos!”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

En otra publicación, el líder de derecha celebró el desenlace de la operación, al afirmar que Lázaro tuvo su “CPF (registro de contribuyentes individuales brasileños, similar al DNI argentino) cancelado”.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del Presidente, también publicó una serie de tweets sobre el caso Lázaro, en los cuales celebró la muerte del asesino, enfrentó a la izquierda por defenderlo, habló contra las Big Tech y apoyó a su padre.

“Algo positivo es que no habrá gastos de hotel del asesino ladrón violador”, ironizó Eduardo en un tweet.

Sobre la defensa del asesino por parte de algunos grupos de izquierda, el diputado dijo que según ellos, “la sociedad conservadora comete un discurso de odio contra Lázaro y que esto contribuye a que los bandidos, sintiéndose rechazados, cometan crímenes más crueles”.

Y concluyó: “El mismo razonamiento de ‘los bandidos sólo tienen fusil porque la policía los mata, la Policía tiene la culpa’”.

En otra publicación, Eduardo criticó la victimización que le hace la prensa a la figura de Lázaro a través de una entrevista realizada por el canal Record a la tía del delincuente.

La tía parece recriminarle a los policías que podrían haberle disparado en las piernas para no matarlo. “El falso discurso de los derechos humanos resuena en la sociedad. Quienes crean estas sencillas sentencias justifican el crimen o castigan a quienes las combaten. Nada de esto es por casualidad, las ONG y mucho dinero alimentan este adoctrinamiento antinatural”, respondió el diputado Bolsonaro.

Eduardo también acusó a los partidos de izquierda de seguir votando a favor del “saidão”, una ley que permite que los delincuentes salgan de la cárcel para festejar algunos feriados con sus familias y que provoca que muchos de ellos no vuelvan más a su arresto.

“Lázaro huyó [de la cárcel] por un saidão, incluso después de cometer asesinatos y violaciones. En 2017 votamos para poner fin a las salidas, pero partidos como PT y PSOL se opusieron, lo que bloqueó el cambio. Solo fue posible reducir la duración de las salidas”, dijo. Y pidió: “No vote por PT, PSOL y la izquierda, deje de ayudar a los forajidos”.

El hijo del Presidente, mencionó un tweet de su padre y comentó, “esta publicación corre el riesgo de ser eliminada por las plataformas de redes sociales (Big Tech). ¡Pero la alegría de ver que un bandido nunca volverá a asesinar, robar y violar, nadie se lo quita! #grandedia”, refiriéndose a la persecución que hay de las redes sociales a perfiles conservadores.

Por último, Eduardo felicitó a su padre por su posición: “Por primera vez en muchas décadas, tenemos un PRESIDENTE QUE CELEBRA LA MUERTE DE UN BANDITO sí. Como siempre, @JairBolsonaro está del lado de hombres y mujeres victimizados por el diablo Lázaro Barbosa. Tenga la seguridad de que cualquier otra persona en la silla presidencial lamentaría la muerte del monstruo”, finalizó.

Lázaro Barbosa, un caso de “bandidolatría” por parte de la izquierda brasileña

Algunas celebridades, periodistas, políticos e influencers digitales se vieron ofendidos con los tweets de la familia Bolsonaro, los tacharon de genocidas y algunos hasta los amenazaron de muerte.

El youtuber Felipe Neto, publicó una serie de tweets dando a entender que Bolsonaro era un genocida y que por eso también lo deberían asesinar como lo hicieron con Lázaro.

“Hola presidente. ¿Nos corresponde apoyar la muerte de todo asesino y/o genocida? Es solo para que yo pueda entender cómo funciona tu cabeza, porque siempre apoyé a la justicia, pero si usted dice que es para apoyar la muerte, me quedo confundido…“ escribió el influencer.

Lucas Berti, periodista de política internacional, repudió que la gente celebrara la muerte de Lázaro ya que “con suerte llegó a cometer 10 asesinatos” y que en comparación Bolsonaro no sufrió ni siquiera un “juicio político”.

Tweet borrado por @lucasberti.

Los agentes que trabajaron en la operación también fueron blanco de la izquierda brasileña. La diputada federal Vivi Reis (PSOL/PA), criticó la actuación de la Policía Militar de Goiás, la calificó como “escandalosa” y afirmó que “la celebración de su muerte es un retrato de la espectacularización de esta cacería”.

Por último, defendió al asesino y dijo que debería haber sido “escuchado”. Tras la repercusión negativa, la diputada eliminó la publicación.

Tweet borrado por @vivireispsol.

Algunos medios acusaron a la Policía Militar por exceso de la violencia y por persecución religiosa. El portal UOL aseguró que como se encontraron objetos utilizados en algunas religiones africanas en los escondites de Lázaro, se inició una ola de ”racismo religioso” por parte de la policía hacia quienes practican esa religión.

“Una práctica absurda, pero lamentablemente común en el país que registra innumerables denuncias de violencia policial en territorios negros. En este caso, el racismo está asociado y potenciado por la intolerancia a las prácticas religiosas afrobrasileñas”, aseguraron.

El “buen niño” Lázaro

¿Es Lázaro realmente una víctima de la sociedad, según lo muestra la izquierda? Su historial de crímenes no es algo reciente.

En el 2007 Lázaro fue preso por primera vez acusado por doble homicidio. A los diez días se escapó de la cárcel. En el 2009 volvió a ser apresado por robo, violación sexual y posesión ilegal de un arma de fuego, pero a principios de 2016, logró escaparse.

En el 2018 fue arrestado por homicidio agravado, posesión ilegal de arma de fuego, hurto y otra violación sexual. Tres meses después se escapó nuevamente. En el 2020, entró a una casa a robar y le pegó a un anciano con un machado.

Pero la incansable búsqueda de Lázaro se desencadenó el 9 de junio de este año, cuando el asesino entró en una granja y mató a cuchilladas y tiros a un matrimonio y a sus dos hijos, de 15 y 21 años. Antes de morir, la mujer fue secuestrada y violada.

Durante los 20 días de persecución, Lázaro invadió al menos 11 haciendas y propiedades -en una de ellas no pudo entrar ya que el propietario estaba armado y le disparó-, tomó personas rehenes, las obligó a drogarse y a cocinarle, hirió a algunas personas, y se enfrentó en varias ocasiones con las autoridades, pero siempre logró escaparse.

En uno de esos enfrentamientos, Lázaro tomó como rehenes a un matrimonio y su hija adolescente y los llevó hasta la orilla de un río donde presuntamente se disponía a asesinarlos. Pero gracias a la joven, que logró enviar un mensaje a la Policía, la familia pudo salvarse.

Después de una intensa persecución de 20 días, el capítulo culminó con su muerte en un fuego cruzado con la heroica policía. La Secretaría de Salud de Aguas Lindas informó que Lázaro recibió al menos 38 disparos en el enfrentamiento.

Por Maria Laura Assis para Derechadiario.com.ar