Redacción BLesEsta semana se reunieron los ministros de defensa de los países miembros de la OTAN en Washington, allí el secretario general, Jens Stoltenberg, advirtió sobre los avances tecnológicos en armamentos y sistemas nucleares del régimen, señalando en consecuencia la necesidad de fortalecer en la próxima década la alianza militar para hacer frente a los nuevos desafíos. 

Si bien el asunto de China no estaba en la agenda de la reunión, antes de que finalizara, Stoltenberg planteó el interrogante de cómo debería responder la OTAN ante los desafíos planteados tras el gran desarrollo militar y económico del régimen comunista. 

“Vemos que todo el equilibrio de poder global está cambiando debido al ascenso de China”, dijo Jens Stoltenberg a los periodistas el jueves en una conferencia de prensa en Bruselas.

El debate se plantea cuando el régimen chino ha avanzado en sus ambiciones de dominio global, habiendo supuestamente ganado la ventaja en tecnologías de guerra clave, como los misiles hipersónicos y de largo alcance.

Durante una entrevista publicada por el Financial Times, Stoltenberg dijo que las capacidades cibernéticas, las nuevas tecnologías y los misiles de largo alcance de China ya han afectado la seguridad europea .

“Esta región enfrenta desafíos globales: terrorismo, cibernética pero también el ascenso de China. Entonces, cuando se trata de fortalecer nuestra defensa colectiva, también se trata de cómo abordar el ascenso de China”, fueron sus textuales palabras. “Lo que podemos predecir es que el ascenso de China afectará nuestra seguridad. Ya lo ha hecho”.

El próximo año la OTAN tiene una nueva cumbre planificada en la que se tratará un nuevo Concepto Estratégico el cual indicará la dirección de la organización durante la próxima década.

Acorde a lo adelantado por su secretario general, el nuevo concepto estratégico se centrará en contrarrestar la amenaza del régimen chino, a diferencia de la versión descrita en 2010 cuando el régimen chino no fue planteado como una amenaza real.

Cabe destacar que el cambio de rumbo de la OTAN es un reflejo del discurso más beligerante por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) durante el último año respecto a sus ambiciones de dominio global.

El cambio de retórica del PCCh coincide se refleja en la expansión nuclear de China, los avances en tecnología de misiles hipersónicos y de largo alcance, y la creciente presión militar del régimen sobre Taiwán y el Mar de China Meridional, solo para mencionar algunos ejemplos.

Sin dar mayores detalles, Stoltenberg dijo que la OTAN trabajará en una estrategia que involucra áreas como la inteligencia artificial y los sistemas de armas tecnológicamente avanzados, “relevantes para los desafíos planteados por el ascenso de China”.

También mencionó que estas estrategias se aplicarán no solo en Europa, sino también a los desafíos en Asia Pacífico, donde “el ascenso de China hace que sea aún más importante que Europa y América del Norte se unan en la OTAN”.

La OTAN, como parte de esta estrategia, ya ha avanzado en fortalecer sus relaciones con socios en Asia Pacífico, que incluyen a Nueva Zelanda, Australia, Corea del Sur y Japón.

Si bien la OTAN avanzó bastante en su discurso contra el régimen chino y en cuanto al desarrollo de sus alianzas estratégicas, aún no queda del todo claro cómo llevará a cabo la resistencia mencionada, sobre todo teniendo en cuenta que sus miembros europeos tienen al régimen chino como su principal aliado económico. 

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.