Redacción BLes– Jens Stoltenberg, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), advirtió sobre las políticas coercitivas del régimen comunista chino y su programa de armas nucleares, además instó a las autoridades chinas a ‘cumplir con sus obligaciones y actuar de modo responsable’.

Stoltenberg se reunió virtualmente el lunes 27 de septiembre con el ministro de Relaciones Exteriores del Partido Comunista Chino (PCCh), Wang Yi, para discutir sobre las relaciones entre la OTAN y el régimen chino y los desafíos actuales de seguridad internacional, según anunció la oficina de Stoltenberg en un comunicado.

El comunicado deja en claro que la OTAN no ve a China como un enemigo, pero sí transmite cierta presión sobre sus autoridades para que mantengan transparencia en cuestiones críticas como el desarrollo de armas nucleares y pongan fin a sus políticas coercitivas contra países vecinos y competidores comerciales. 

Por su lado las autoridades del régimen chino respondieron a la OTAN que centre su atención en los asuntos transatlánticos, planteando críticas al despliegue de buques y aviones militares en zonas de disputa internacional como la región de Asia-Pacífico.

“La región de Asia-Pacífico no necesita nuevos bloques militares, ni debe haber confrontación entre las principales potencias, menos aún camarillas diseñadas para incitar a una nueva Guerra Fría”, dijo Wang. “La OTAN debería adherirse a su posicionamiento geográfico original”.

Durante la reunión virtual también se tocó el asunto de Afganistán. Beijing ha sido muy crítico con las operaciones de la OTAN lideradas por Estados Unidos en la retirada de sus tropas, mientras que los gobiernos occidentales han criticado que China mantiene buenas relaciones con los talibanes que ocuparon el poder. 

Preocupación por la expansión nuclear del Régimen Chino

La expansión nuclear del régimen chino ha despertado varias alarmas en la comunidad internacional durante este año, sobre todo luego de que un grupo de expertos estadounidenses revelaron que el régimen estaba construyendo cientos de silos de misiles balísticos intercontinentales nucleares en Yumen, una zona desértica situada a unos 380 km al sureste, en la provincia de Gansu, según reportó el Washington Post en junio. 

Menos de un mes después del informe publicado por el Washington Post, la Federación de Científicos Americanos (FAS) informó que las fotografías de satélite muestran que China está construyendo un nuevo campo de silos en Hami, en la sección oriental de su región de Xinjiang. Según la BBC, si se completa, el lugar podría contener hasta 110 silos.

A comienzos de julio, el Departamento de Estado de los Estados Unidos manifestó su preocupación al respecto.

“Esta acumulación es preocupante. Plantea interrogantes sobre la intención de la RPC (República Popular China)”, dijo el portavoz del Departamento de Estado en un comunicado, ante la posibilidad de que el arsenal nuclear chino “está creciendo más rápidamente y a un nivel más alto de lo que quizás se había previsto”.

Varios funcionarios y exfuncionarios vienen advirtiendo sobre esta situación. Tal es el caso del exsecretario de estado Mike Pompeo, quien en fue coautor de un artículo a principios de este año titulado “Por qué la acumulación nuclear de China debería preocupar a Occidente”

En su artículo Pompeo afirma que el régimen comunista chino ha encubierto históricamente su desarrollo de armas nucleares y que su arsenal representa ahora una amenaza real para los países vecinos.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.