Redacción BLes – El sábado pasado, estudiantes no vacunados que asistieron al baile de graduación de una escuela secundaria de New Hampshire en Estados Unidos, fueron marcados con números y vigilados durante toda la noche, según informó el blog Granite Grok.

Este hecho ocurrido en la Exeter High School, causó mucho malestar en los padres de los niños numerados al mejor estilo Nazi según publicó en facebook la representante, Melissa Litchfield, que representa al distrito de Brentwood.

En su publicación, Litchfield, cuenta lo que vivieron los chicos la noche del sábado de acuerdo a lo que le fueron contando los enfurecidos padres.

Según informó un padre a la representante, los niños que no recibieron la vacuna tenían un número escrito con un marcador y mientras estaban en la pista de baile debían levantar la mano luego de tres canciones para que chicos de grados inferiores pudieran recordar sus números para poder rastrear contactos. 

Este padre se mostró muy enojado denunciando:

“Realmente sentimos que literalmente están marcando a nuestros hijos si no reciben esta vacuna experimental aprobada de “emergencia” …”.

Otro padre se quejó porque a la mañana siguiente encontró un listado con los datos de los alumnos que asistieron al baile de graduación donde se incluía información sobre si estaban vacunados o no y esa información estaba al alcance de cualquier persona.

Otra queja que recibió Litchfield dice que le resulta increíble que los niños hayan sido marcados y tratados como si estuvieran en un campo concentración de la Alemania Nazi y que no era tolerable que los chicos tengan que pasar por lo que pasaron la noche del sábado.

También aclaró que desde el jueves anterior ya no se requiere el uso de máscaras en espacios exteriores por lo que no debería importar si alguien está vacunado o no.

La publicación de facebook de la representante Litchfield concluye pidiendo que le escriban si alguien tiene más información y que a nivel estatal se habló mucho sobre la confidencialidad del estado de vacunación de cada uno.

Ann Marie Banfield fue quien escribió el artículo para el Granite Grok y cuenta que cuando luego de publicar en su facebook lo que había ocurrido durante el baile de graduación, el padre de un niño la contactó y le envió más información sobre lo que había ocurrido.

Le recomendamos: La vacuna ARNm podría causar daño celular a corto plazo, revela médica

Ad will display in 09 seconds

Este padre le contó que su hijo había ido con un amigo que había sido vacunado y que solo a él lo marcaron con un número, a su amigo no. Que al momento de hacer el check-in para ingresar al baile, los chicos vacunados debían mostrar su tarjeta de vacunación al asesor de la clase y que en ese momento marcaban con un número a los no vacunados.

También le informó a Banfield que hay un listado con nombres asociados a números y que lo usarían para rastrear los contactos de los niños que no recibieron la vacuna.

El padre agregó que de acuerdo a la política de rastreo de la escuela, si uno de los estudiantes da positivo en la prueba de COVID durante la semana posterior al baile, todos los chicos numerados se perderán las actividades de su última semana, incluida la graduación.

Para este hombre, la vacunación es una elección personal y los niños no deberían ser presionados para hacerlo en son de perderse “eventos”, a diferencia de los vacunados.

Banfield cuestiona esta forma de proceder y se aclara que los padres son los que envían la información sobre la vacuna al distrito escolar y que son los padres quienes deben decidir si se comparte esa información públicamente.

Sebastian Arcusin – BLes.com