Redacción BLes– El presidente estadounidense, Joe Biden, prometió que su equipo aplicaría 100 millones de vacunas contra el virus PCCh (Partido Comunista chino) durante los primeros 100 días de gobierno, apoyándose en el programa dejado por el expresidente, Donald Trump, pero su equipo no sabe dónde se encuentran 20 millones de dosis.

Además de ser criticada esta falta de control de las existencias de las medicinas, pondría en riesgo el cumpliento de su programación, de acuerdo con New York Post del 1.° de febrero. 

Por su parte los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por la sigla en inglés) reportan el envío de 50 millones de  vacunas, pero solo pueden precisar que fueron aplicadas un poco más de 30 millones de ellas. 

Así que únicamente se atreven a aventurar hipótesis acerca de las faltantes. Para empezar asumen que el informe de alrededor de 2 millones de dosis podría estar retrasado en las oficinas de los estados.

Las demás deberían encontrarse en los almacenes, en los congeladores o en tránsito a lo largo de la compleja red de distribución a través de la cual el gobierno federal las hace llegar a los estados.

Un comentarista aludió al enmarañado caso citando al boxeador estadounidense, Mike Tyson: “Todo el mundo tiene un plan hasta que le dan un puñetazo en la boca, están planeando. Son competentes. Es solo el peso de todo cuando te sientas en esa silla. Es demasiado”, dijo esta persona, según New York Post. 

Por otro lado, siguen los debates acerca de las controvertidas vacunas, dado que aún no están claros los beneficios que supuestamente aportan en medio de numerosos casos de alergias, muertes y mutaciones de los virus que ponen en duda su efectividad. 

Las muertes se han registrado con al menos 29 casos en Noruega, 13 en Israel y 148 en Estados Unidos según informes recibidos por el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas del Departamento de Salud y Servicios Humanos, o VAERS).

Le recomendamos:

 

La incertidumbre que rodea la efectividad de las vacunas con efectos adversos hace aún más deseables los medicamentos alternativos que curen los efectos malignos del virus, entre los cuales se encuentran el Regeneron y la hidroxicloroquina (HCQ, por la sigla en inglés).

En cuanto al cóctel de anticuerpos producido por Regeneron Pharmaceuticals, con el cual fue tratado el expresidente Donald Trump cuando dio positivo para el virus PCCh, la empresa anunció el 26 de enero que uno de sus productos es 100% efectivo para tratar las infecciones sintomáticas causadas por el virus.

Con respecto a la hidroxicloroquina “Facebook acaba de anunciar que ‘cometió un error’ al censurar los estudios que demuestran que la HCQ salva vidas”, de acuerdo con un tuit de  la doctora Simone Gold del 28 de enero. 

En el que agregó: “La censura nunca es ‘un error’. Los ejecutivos de la tecnología tomaron repetidamente una decisión calculada, mes tras mes, silenciando a los médicos de todo el mundo. La censura mata”

José Hermosa – BLes.com