Redacción BLes – Cada vez son más los episodios de violencia en las escuelas, en la vía pública y en las universidades hacia los jóvenes conservadores por parte de personas cooptadas o engañadas por la izquierda y con perfil anti-Trump.

Por solo llevar un prendedor o un gorro de MAGA [lema que significa hacer grande América otra vez usado por el presidente Trump en la campaña], los jóvenes en EE. UU. son insultados, escupidos y hasta golpeados violentamente por aquellos que piden “tolerancia” para sus propias ideas progresistas y radicales, mientras ellos mismos no la tienen hacia ninguna persona que piense diferente.

Piden que no los discriminen, mientras ellos mismos discriminan y contradictoriamente usan el lema: “todos somos iguales y tenemos los mismos derechos”. Piden “libertad de expresión” pero solo para ellos, no para aquellos que tienen otra cosa para decir.

Esta semana se difundieron unas escalofriantes imágenes de un joven de Florida que fue golpeado salvajemente en un autobús escolar por un grupo de chicas adolescentes afroamericanas, solo por tener una gorra en apoyo al presidente Trump.

El video fue difundido en las redes sociales el jueves por uno de los padres del joven de 14 años, quien afirmó que lo que provocó la ira y las agresiones de las jóvenes hacia su hijo fue su apoyo al presidente Trump.

El muchacho intentó llamar al 911 durante el asalto, pero las chicas rompieron su teléfono, según las capturas de pantalla publicadas por sus padres.

Pero no solo la violencia es de jóvenes a jóvenes. Una estudiante de secundaria de Michigan fue agredida el 5 de diciembre pasado por parte de su profesora, cuando esta le arrancó violentamente de su pecho un pin con la leyenda “Mujeres por Trump”.

La joven le dijo a su profesora: “Está bien que no tenga que gustarle, pero podemos tener nuestras opiniones”.

El referente estudiantil estadounidense Charlie Kirk ha destacado recientemente que los jóvenes conservadores están perdiendo el miedo de mostrar públicamente sus creencias e “inclusive están gravitando hacia los éxitos de la presidencia de Trump”.

Kirk es el líder de la organización Turning Point USA (TPUSA por sus siglas en inglés) desde la cual busca enfrentar la hegemonización de la izquierda en los campus universitarios, difundiendo ideas conservadoras en este ámbito.

Muchas veces sus charlas son boicoteadas por jóvenes de izquierda que tratan de retener a los asistentes para que no lo escuchen.

¿A qué le teme la izquierda?

El 26 de noviembre durante un discurso en Sunrise, cerca de Miami, el presidente Trump alertó a “aquellos que han estado intentando imponer los horrores del socialismo” en Estados Unidos y reiteró que este país jamás acabará teniendo una política de ese tipo.

“Esta noche les digo otra vez que América jamás será un país socialista”, afirmó.

El presidente hace referencia en gran parte al partido demócrata, el cual se ha ido inclinando cada vez más hacia la izquierda con sus políticas progresistas y socialistas tales como: fronteras abiertas, altos impuestos, asistencialismo, agenda proaborto, proLGBT e ideología de género, etc.

Un republicano conservador como el presidente Trump, para ellos implica una amenaza, a pesar de que el presidente ha recalcado más de una vez que él es el presidente de “todos los estadounidenses” y que gobierna para todos, no solo para una minoría.

El hecho de no aceptarlo como presidente ha hecho que, desde la industria del entretenimiento hasta casi todos los medios de comunicación -que están cooptados por la izquierda-, propaguen ese discurso de odio hacia el presidente, incluso difundiendo infamias como que es racista o misógino.

Jamás en la historia estadounidense ocurrió una retórica tan agresiva por parte de los periodistas y de celebridades hacia un presidente elegido democráticamente por los ciudadanos.

Al fin los jóvenes son en parte inocentes por estar expuestos a toda esta propaganda de odio que los bombardea.

Incluso la agenda comunista está incorporada en las universidades cuando los profesores enseñan la filosofía de Karl Marx de la lucha de clases o la teoría económica keynesiana que fomenta la participación del Estado en la economía.

Ya que el comunismo se ha infiltrado en la cultura y en casi todos los frentes, los jóvenes necesitan tener una guía correcta para poder discernir. Por eso desde hace un tiempo comenzó un fenómeno de auge de los medios alternativos o independientes, de las redes sociales y de personas que se atreven a ir contra la corriente y animarse a ser ‘políticamente incorrectos’ por decir lo que piensan.

[SÚMATE A NUESTRO GRUPO “HISPANOS POR TRUMP” Y DÉJANOS TU OPINIÓN]

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds