Redacción BLes– Los demócratas, motivados por su ala de izquierda radical, pretenden tratar el supuesto “cambio climático” como una amenaza a la seguridad nacional buscando poner a disposición el Pentágono para combatirlo. Según advierten expertos y funcionarios republicanos, estas iniciativas están poniendo en riesgo el histórico aparato militar estadounidense y sus estrategias de defensa frente a las verdaderas amenazas a la seguridad.

Los legisladores progresistas ya han anunciado, incluso oficialmente, su deseo de reducir el gasto en Defensa Nacional presupuestado para el año 2021. Y en distintas ocasiones han demostrado su interés en reducir este gasto en Defensa a fin de reubicar esos fondos en la lucha contra el “cambio climático”. 

La representante demócrata electa Cori Bush, dijo que espera desfinanciar al Pentágono durante su mandato. Por otro lado, los senadores Bernie Sanders, y los demócratas Elizabeth Warren y Ed Markey han promocionado una resolución similar de recorte presupuestario de defensa con el apoyo de Greenpeace.

“Si está teniendo un mal día, piense en todos los servicios sociales que vamos a financiar después de que eliminemos el financiamiento del Pentágono”, tuiteó Cori Bush en octubre.

La representante demócrata Ilhan Omar, retuiteó el llamado de Bush para retirar los fondos del Departamento de Defensa. También le dio su apoyo el senador demócrata Ed Markey, quien presentó un proyecto para reducir inmediatamente el presupuesto del Pentágono en por lo menos un 10%.

El mismo grupo de legisladores que luchan por los recortes presupuestarios del Pentágono, son los que en reiteradas ocasiones han apoyado una agenda nacional progresista que incluye el Green New Deal y Medicare para todos. Tal como reportó oportunamente el Free Beacon.

El propio Joe Biden ha hablado en reiteradas ocasiones de su apoyo al Green New Deal, y en sus propuestas de campaña lo ha incluido como uno de sus propósitos fundamentales. Si bien nunca dio explicaciones de dónde sacaría los fondos para llevar a cabo sus planes al respecto, si lo han hecho sus legisladores a través de distintas propuestas. 

Thomas Spoehr, director del Centro de Defensa Nacional de la Fundación Heritage, advirtió sobre la situación: “Si no tenemos cuidado, nos empujamos a posiciones en las que sub-optimizamos la defensa a favor del cambio climático”, dijo. “Creo que simplemente diluye lo que el Departamento de Defensa realmente está tratando de conseguir”.

Michèle Flournoy, la número dos del expresidente Barack Obama en el Pentágono entre 2009 a 2012, habló en reiteradas ocasiones sobre su intención de “ecologizar” el Departamento de Defensa mediante iniciativas como la creación de una nueva oficina para la innovación energética, la cual se centraría en la investigación y desarrollo de tecnologías ecológicas y la lucha contra el cambio climático enfocado desde la seguridad nacional.

Spoehr advirtió con temor, que el exceso en las políticas medioambientales podría permitir que adversarios estadounidenses, como el régimen chino, obtengan ventajas en su desarrollo de defensa, en caso que no posean las mismas regulaciones y/o exigencias ambientales internacionales.

Por otro lado nos encontramos con expertos como Patrick Moore, cofundador y expresidente de Greenpeace, quienes aseguran que el “cambio climático” es un invento de los políticos y las élites para controlar a la población sobre la base del “miedo y la culpa”, pero que no tiene un sustento científico.

Le recomendamos:

“El miedo se ha utilizado a lo largo de la historia para controlar las mentes y las billeteras de las personas y todo lo demás, y la catástrofe climática es estrictamente una campaña de miedo. Bueno, miedo y culpa. Temes que estás matando a tus hijos porque estás conduciendo. Recójalos en su vehículo y emita dióxido de carbono a la atmósfera y se sentirá culpable por hacerlo.”, explica Moore.

Un dato paradójico es que en los países donde existe mayor libertad de mercado, el ambiente es generalmente más limpio, como se puede ver en el cuadro a continuación.

Las naciones económicamente más libres disfrutan de entornos naturales más limpios. Fuente: La Fundación Heritage, Índice de Libertad Económica 2019, y el Centro de Yale para la Ley y la Política Medioambiental.

Los políticos de la izquierda están impulsando un radical “Green New Deal”, argumentando que es necesario para salvar el medio ambiente. Sin embargo, muchos científicos aseguran que no salvará el medio ambiente, pero que sin duda dañará seriamente la economía estadounidense.

Andrés Vacca – BLes.com