Los defensores del gasto desenfrenado del gobierno federal y de la impresión de dinero argumentan que las estadísticas de Estados Unidos que muestran el aumento de la inflación son valores atípicos “transitorios” o que no son representativos de un problema grave que se avecina. Pero los nuevos datos publicados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) muestran que, a nivel mundial, la inflación en los países desarrollados está alcanzando máximos no vistos desde 2008.

La OCDE acaba de revelar que los precios en todas las naciones desarrolladas que supervisa aumentaron un 3.3% entre abril de 2020 y abril de 2021. Los precios de la energía se dispararon un impactante 16.3%, mientras que los precios de los alimentos fueron menos volátiles, aumentando un más modesto 1.6%.

Este gráfico de CNN Business ayuda a poner las estadísticas en perspectiva:

Captura de pantalla de fee.org.es

Cada vez es más imposible negar que, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, los precios están subiendo. ¿Por qué es importante?

Bueno, la inflación actúa como un impuesto encubierto sobre la gente común. Su poder adquisitivo se ve erosionado y su calidad de vida se deteriora en consecuencia. La inflación se manifiesta de innumerables maneras, pequeñas pero perniciosas.

Por ejemplo, un alto ejecutivo de Costco advirtió recientemente que su cadena minorista va a tener que subir los precios de productos básicos esenciales, como el agua embotellada y el pollo, debido al aumento vertiginoso de los costos en su cadena de suministro. Otros consumidores se ven afectados por el “shrinkflation”, ya que las tiendas reducen el tamaño de los paquetes por un precio determinado, un enfoque furtivo para los minoristas que temen la reacción que conlleva el aumento de los precios.

En cualquier caso, todos perdemos.

Y, en última instancia, todo esto se debe a las decisiones políticas. La inflación no surge de la nada. Es lo que ocurre cuando el gobierno imprime dinero para pagar el gasto, en lugar de aumentar directamente los impuestos.

También le recomendamos: Bill Barr expuso cuán profundo es el pantano de Washington (Video)

Ad will display in 09 seconds

“Casi una cuarta parte del dinero en circulación ha sido creado desde enero de 2020”, señaló recientemente el economista de la *Fundación para la Educación Económica (FEE), Peter Jacobsen. Pero imprimir más dinero no significa que realmente tengamos más cosas, y “si más dólares persiguen exactamente los mismos bienes, los precios subirán”.

No existe un almuerzo gratis y no se pueden evitar los costos asociados al gasto público. Así es como funciona la economía, independientemente de si es en los EE.UU. o en otra nación del mundo.

Brad Polumbo – Fee.org.es

Temas: