Se estima que Sendero Luminoso fue responsable de la muerte de 31331 personas. Sus operaciones terminaron al ser capturado el cabecilla principal de este grupo bajo la presidencia de Alberto Fujimori

¿Qué se le viene a la mente cuando leen Sendero Luminoso? ¿Una religión? ¿Acaso será un tipo de secta? Pues Sendero Luminoso es un grupo guerrillero terrorista del Perú. Sendero Luminoso fue fundado a finales de los años sesenta por el entonces profesor Abimael Guzmán cuyas enseñanzas crearon los fundamentos para la doctrina maoísta de sus militantes.

Primero, estableció una base en la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, donde Guzmán enseñaba filosofía. La universidad había sido recientemente reabierta luego de haber estado cerrada casi cincuenta años y muchos de los nuevos estudiantes adoptaron la ideología radical de este grupo. Las enseñanzas de este señor, como toda plaga, se propagaron por las demás universidades y poco a poco tuvo más senderistas.

A inicios de los años 80, el grupo comenzó a tener una naturaleza política y militar, y se ordenó a las milicias a trasladarse a áreas estratégicas en las provincias para iniciar la lucha armada.

El grupo también tuvo su Primera Escuela Militar, donde los militantes eran instruidos en tácticas militares y uso de armas. También se llevó a cabo “la crítica y autocrítica”, una práctica leninista cuya finalidad era evitar repetir errores y purgar malos hábitos en los trabajos de sus cuadros.

Su primer acto terrorista fue cuando los senderistas quemaron las urnas en un pueblo de la provincia de Cangallo, en el departamento de Ayacucho. Era el día que se celebraban las primeras elecciones democráticas en Perú tras doce años de régimen militar llamado Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada que habían llegado al poder a través de un golpe de Estado.

Durante mucho tiempo, el gobierno simplemente ignoró a Sendero Luminoso, creyendo que se trataba de un movimiento relativamente inofensivo o de simples «lunáticos», pero al poco tiempo la violencia fue propagándose hacia los centros de la capital.

Por su parte, Sendero continuó su lucha armada desde las zonas rurales e inició una temporada de aniquilamiento de autoridades civiles y políticas y todo vestigio de autoridad estatal, debido a que su objetivo era reemplazar las instituciones peruanas que consideraban burguesas por un régimen revolucionario campesino comunista, gracias a un concepto maoísta de la “Nueva Democracia”.

En el año 1984 (año con el mayor número de víctimas, 18 % del total) el promedio de víctimas asesinadas por Sendero Luminoso llegó a 5.62 diarias, fue en este año también cuando Sendero Luminoso adoptó la vieja costumbre de otros grupos guerrilleros de financiarse con el dinero del narcotráfico.

El año 1989 se caracterizó por 1925 atentados con explosivos documentados como los coches-bomba. También, hechos como el Holocausto Asháninka (los Asháninkas son una etnia amazónica que se radica en la selva del Perú) perpetrado por Sendero Luminoso. De este hecho se calculó 6000 Asháninkas muertos, 5000 desaparecidos y 10000 desplazados.

Para inicios de 1991, los senderistas practicaban el culto a la personalidad respecto a Guzmán, para entonces la ideología de Sendero dejó de ser el maoísmo y empezó a referírsele como «marxismo-maoísmo-leninismo-pensamiento Gonzalo». (Gonzalo era el seudónimo de Guzmán).

A medida que Sendero Luminoso fue creciendo y abarcando mayor área en el Perú, la organización enfrentó serios problemas. Su doctrina maoísta no obtuvo respuesta en la población y su accionar violento le arrebató la simpatía que en algún momento le mostraron algunos sectores de la población.

Asimismo, el Gobierno peruano entro en acción y comenzó a financiar grupos de autodefensas utilizando al ejército peruano como fuerza conjunta.

También le recomendamos: El día en que Deng Xiaoping llamó al MUNDO a DERROCAR al partido comunista chino

Ad will display in 09 seconds

El número de víctimas de la guerra antisubversiva fue de aproximadamente 69.280 muertos. Se estima que Sendero Luminoso fue responsable de la muerte de 31.331 personas. Sus operaciones terminaron al ser capturado el cabecilla principal de este grupo bajo la presidencia de Alberto Fujimori.

Al igual que la FARC-EP, siempre quedaron senderistas que quisieron seguir en esa lucha, sin embargo, no han tenido el éxito que esperan.

Las guerrillas marxistas se encuentran hoy en el nivel más bajo desde su apogeo donde más de cien movimientos guerrilleros en Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Chile, Bolivia, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Honduras, México y la República Dominicana causaron violencia y terror.

Sin embargo, mucho de los seguidores de estas doctrinas han logrado adaptarse a una nueva etapa, desmovilizarse e infiltrarse en las frágiles democracias latinoamericanas a través de partidos políticos con la estrategia de asaltar el poder y retenerlo a cualquier costo dejando un legado de miseria, exilio y dolor.

Irving Cordero – Panampost.com