Redacción BLes– Ante la gran multitud de patriotas estadounidenses que se desplaza hacia Washington D.C, en defensa de la integridad electoral, la alcaldesa demócrata, Muriel Bowser, solicitó que la guardia Nacional del Ejército de Estados Unidos reforzara a la policía, según Daily Caller del 4 de enero. 

La alcaldesa ya había restringido varios servicios públicos básicos dificultando en gran medida la libre circulación, la adquisición de alimentos, de alojamiento y la compra de combustibles para los vehículos, entre el 4 y el 6 de enero. 

La gran convocatoria del presidente estadounidense, Donald Trump, cita a todos los que busquen justicia electoral ante las fraudulentas elecciones presidenciales del 2020, el 6 de enero a las 9 A. M. 

La cofundadora de la organización política Tea Party Patriots, Jenny Beth Martin, publica en uno de sus tuits la convocatoria, y ella misma será una de las oradoras en uno de los puntos de encuentro. 

“¡El Presidente Trump ha llamado a la gente a reunirse con él en DC el 6 de enero! Todo patriota que ame la libertad debe encontrar su camino a DC para lo que será un día histórico para la República”, escribió Martin.

Asimismo, alerta a los asistentes al evento para que se prevengan con respecto a alojamiento y alimentos. 

“WOW: Están trabajando horas extras para evitar que la gente venga a Washington DC para protestar contra el fraude electoral. – Comedor cerrado del alcalde de DC – Aumento de precios con aerolíneas y hoteles – Ahora algunos hoteles están CERRANDO durante las fechas del evento ¡Seguiremos allí para Detener el robo”

En otra de las medidas tomadas por las autoridades, el 4 de enero detuvieron a Enrique Tarrio, el líder de los Chicos Orgullosos, [Proud Boys, en inglés] un grupo que apoya al Presidente Trump para anular los resultados fraudulentos de las elecciones.

Le recomendamos:

A Tarrio se le acusa de quemar una bandera del movimiento marxista Black Lives Matter (BLM) el mes pasado, según New York Post. 

El 6 de enero se ha convertido en la fecha emblemática en la que se reunirá la totalidad del Senado, presidido por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, para determinar el nombre del presidente para los próximos cuatro años.

En una fraudulenta serie de engaños y complicidades que sacude a la nación, las certificaciones estatales controvertidas señalan al candidato demócrata presidencial, Joe Biden, como el elegido, en contra de los cerca de 75 millones de votos por la reelección del presidente Trump. 

No obstante, la gran cantidad de evidencia sobre los engaños, que ha sido ignorada por los tribunales y las autoridades estatales, seguirán siendo presentadas por el presidente Trump, quien sigue fiel a los procedimientos constitucionales, defendiendo la transparencia electoral. El 6 de enero es una nueva oportunidad para hacerlo.

José Hermosa – BLes.com