Redacción BLes – Un video del atleta transgénero Hannah Mouncey, un joven biológico que actualmente se destaca en la liga australiana de handball femenino, se ha vuelto viral después de mostrar su gran diferencia física y aptitud frente a sus oponentes nacidas mujeres.

Las jugadoras simplemente no parecían rivales para el jugador transgénero que mide 1,88 metros y pesa 100 kilogramos.

Sin embargo los medios de izquierda elogiaron a Mouncey sugiriendo que cualquier persona que se opusiera al jugador se debía al “resentimiento” de que las mujeres trans podrían tener éxito en los deportes, tal como lo sugirió NBC News.

Los hombres biológicos que se identifican como mujeres y que compiten en deportes femeninos se ha convertido en un problema para los árbitros en Australia, quienes están renunciando a sus trabajos.

De la misma forma, a cualquier persona en los medios que opine que no está de acuerdo con este tipo de ‘inclusión’ le inician una campaña de odio y desprestigio, tal como le sucedió a la extenista Martina Navratilova. Dentro de la comunidad LGBT, a la que ella misma pertenecía, la catalogaron de “transfóbica” cuando dijo en una columna de un medio británico que muchas mujeres transgénero, incluso si se han sometido a un tratamiento hormonal, tienen una ventaja injusta sobre otras competidoras.

Asimismo la presentadora de la BBC Gabby Logan se enfrentó a la reacción de los liberales -en abril de este año- por atreverse a decir que era “injusto” permitir que las mujeres transgénero compitan contra las mujeres biológicas en los deportes.

Y hay muchos más ejemplos.

En algunos estados de EE. UU. este es un tema candente. Dos corredores biológicamente masculinos, quienes se identifican como chicas transgénero, han dominado las pistas de las chicas de secundaria en Connecticut. Una de sus competidoras, Selina Soule, se ha manifestado en contra de las ventajas de los corredores masculinos, por lo que interpuso una demanda contra la discriminación hacia atletas femeninas.

La Conferencia Atlética Interescolar de Connecticut permite a hombres biológicos, alumnos de secundaria, que reclaman sentirse mujeres competir en eventos deportivos de chicas, explica el medio The College Fix.

El resultado de esta medida ha sido dramático para las jóvenes atletas que se preparan arduamente y que están perdiendo casi todas las competiciones en las que participan estos muchachos transgénero. Estos están batiendo todos los récords anteriores logrados por las chicas y estableciendo nuevas marcas que son inalcanzables para ellas. 

Las políticas de orientación sexual e identidad de género a nivel estatal, local e institucional han causado graves daños a la mayoría de los estadounidenses.

[DESCARGA NUESTRA APP PARA RECIBIR NUESTRO CONTENIDO DESTACADO]

Te puede interesar: El secreto de un medallista olímpico para recuperarse de sus lesiones y alcanzar el éxito

videoinfo__video2.bles.com||e06954b8c__

Ad will display in 09 seconds