El nuevo gobernador del departamento de Santa Cruz, se ha comprometido a generar 70 mil empleos, así como también a respetar la democracia y  resistir los ataques de Luis Arce y el MAS a su gestión. 

El derechista Luis Fernando Camacho asumió este lunes como gobernador del departamento de Santa Cruz, en Bolivia, tras haber superado de manera contundente al MAS (más de 20 puntos de diferencia) en los pasados comicios subnacionales celebrados en marzo. 

Camacho tomó juramento en presencia de los miembros de la Asamblea Legislativa Departamental, liderada por el también derechista Zvonko Matkovic. También fue juramentado su compañero de fórmula Mario Aguilera, quien ejercerá las funciones del vicegobernador, el primero de la historia de Santa Cruz.

Como era de esperarse, el acto protocolar fue boicoteado al inicio por los representantes del MAS, quienes profirieron insultos a los representantes de CREEMOS, a fin de evitar darle legalidad al acto y evitar en último momento la posesión de Camacho. No obstante, el acto siguió con normalidad, y la gran mayoría de los masistas optó por retirarse del recinto.

Tras ser posesionado y recibir los símbolos de mando, Camacho emitió su primer discurso como la más alta autoridad de Santa Cruz.

La retórica adoptada por el gobernador estuvo basada en su ya característico fundamentalismo cristiano, su mención a los desafíos económicos y de salud debido a la pandemia, invitaciones al gobierno nacional para trabajar, exhortaciones para la urgente realización del censo nacional y las ineludibles amenazas a Arce y al centralismo político en caso de que intenten truncar el trabajo de su equipo.

Inició el mismo agradeciendo a los cruceños que lo colocaron en el cargo, posteriormente ratificó sus compromisos de campaña: la reactivación económica con 70 mil empleos, alianzas público-privadas para fortalecer el sistema de salud y asegurar la vacunación de toda la población hasta septiembre.

Continuando con el mismo, recordó también que es un imperativo de su gestión la recuperación total de las autonomías y posterior federalismo, reasignación de recursos en un 60% para las regiones y un 40% para el estado central, un pacto fiscal que permita conseguir lo anterior, y la protección del modelo productivo cruceño.

“(Debemos) Defender a Santa Cruz de esa necesidad absurda e irracional de imponernos, a través de la fuerza del autoritarismo, un modelo político y económico que como región rechazamos. Y lo decimos de frente y con firmeza: dejen de intentarlo, nunca podrán someter a Santa Cruz”, expresó Camacho.

El nuevo gobernador también dirigió su mensaje a la oposición masista; mencionó que los respetará en su labor de oposición departamental y se abrirán los espacios democráticos para que también trabajen por Santa Cruz. En una clara referencia a la práctica absolutista del MAS, les expresó que “en el departamento, la democracia y la participación de la minoría se respeta, aquí practicaremos democracia”.

Le recomendamos: En 10 años se implantara un microchip a los humanos, dijo el presidente del foro económico mundial

Ad will display in 09 seconds

Prosiguió con su intervención lanzando contundentes advertencias al gobierno de Luis Arce. Le pidió rectificar sus medidas contra las regiones que no son afines a sus ideales comunistas, además de recordarle las acciones que provocaron la renuncia de Evo Morales, mismas que podrían ser ejercidas en su contra.

“(presidente Arce) Recapacite en su actitud hacia Santa Cruz y hacia todas las regiones que no se sometieron y votaron por una opción política e ideológica distinta a la suya. Si continúa el amedrentamiento y la persecución, si nos sigue lastimando con medidas económicas que nos asfixian, lo único que nos queda es defendernos y usted bien sabe que sabemos cómo hacerlo y lo hacemos muy bien”, advirtió

Durante la noche se dio lugar a la posesión del nuevo gabinete, siendo este su primer acto ejecutivo. En este acto, se dio a conocer de que las secretarías departamentales fueron reducidas de 12 a 8, cuatro menos que la gestión anterior, y 7 menos que el máximo permitido por el estatuto autonómico, aunque este ajuste requiere de una ley, la cual será inmediatamente tratada en la Asamblea.

El equipo de trabajo se conforma por especialistas en las distintas áreas, donde se destaca a Fernando Pacheco, un médico a cargo de la Secretaría de Desarrollo Humano, el economista Orlando Saucedo en la cartera de Hacienda, y el ideólogo federalista y ex presidente cívico Germán Antelo, en la Secretaría de Autonomías.

En su primer día de trabajo, se aprobaron 15 decretos y 6 proyectos de ley que obedecen al cumplimiento de los objetivos marcados, entre ellos, la reducción de la deuda heredada de más de 1.200 millones de bolivianos (173 millones de dólares), ocasionando que el 18% de los recursos anuales se destinan para pagar deudas. 

También, se dio a conocer de que Luis Fernando Camacho trabajará ad honorem, es decir, que hará efectiva la donación total de su salario como gobernador de aproximadamente Bs. 21 000 (US$ 3.000) a instituciones benéficas de la salud y servicio social en el departamento.

Varias figuras del Movimiento al Socialismo lanzaron críticas a esta conducta, las cuales caen en la hipocresía debido al historial de corrupción y enriquecimiento ilícito de los miembros del partido de gobierno.

De esta forma, el gobernador se consolida como el líder principal de la derecha boliviana. Además, le devolverá el protagonismo al sector privado para lograr el cumplimiento de sus propuestas, alejándose del asistencialismo estatal y la tradicional costumbre paternalista por parte del Estado central.

Por Diego Salvatierra – La Derecha Diario