Redacción BLesLa prohibición del aborto en Texas impuesta desde el miércoles 1ero de septiembre, permanecerá vigente en el futuro próximo luego de una confirmación de la Corte Suprema de Estados Unidos que rechazó un intento de bloquearla por parte de sectores asociados a la industria del aborto. 

La decisión de la corte para dejar en vigor la prohibición del aborto después de la sexta semana de embarazo, aumenta el optimismo de quienes promovieron el desarrollo de la ley conocida como Texas Heartbeat Act, que ahora se enfrentan a una batalla legal contra los defensores del aborto que ya anunciaron que llegarán hasta la última consecuencia para intentar eliminarla e impedir que otros estados promulguen legislaciones similares. 

La ley permite a los ciudadanos privados demandar a los médicos que practican abortos después de que se detecta un latido fetal.

También permite entablar una acción civil contra cualquier persona que presuntamente ayudó o incitó a violar la ley. Las personas que hayan violado la ley podrían tener que enfrentar un pago de hasta 10.000 dólares a la persona que presente con éxito dicha demanda.

Si bien la legislación alcanza solo al estado de Texas, los sectores provida de todo el país festejaron la iniciativa la cual deja un precedente preciado para ser replicado en otros estados e incluso a nivel nacional. 

Sin embargo, las organizaciones y personas vinculadas con las políticas y la industria del aborto, continúan intentando utilizar medios legales para bloquear la disposición. Incluso han presentado una solicitud de emergencia que llegó a la Corte Suprema, la cual fue rechazada el miércoles por la noche por una estrecha votación de 5-4, reportó Reuters.

La ley equivaldría a una prohibición casi total de los procedimientos en Texas, dado que del 85% al ​​90% de los abortos se obtienen después de seis semanas de embarazo, cuando el corazón del bebé por nacer ya manifiesta sus latidos, lo cual probablemente obligaría a muchas clínicas a cerrar, según protestaron diversos grupos que promueven el derecho de aborto.

Mientras los sectores pro vida continúan festejando y pensando estrategias para replicar esta legislación en el resto del país, los radicales de izquierda, como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, protestan afirmando que “los republicanos anularon Roe v. Wade”.

La afirmación de Cortez no es cierta, porque la Corte simplemente se manifestó sobre si debería bloquear temporalmente la aplicación de la ley mientras se litiga el caso, que no es lo mismo que emitir un veredicto sobre su constitucionalidad ni cancelar otra legislación existente. 

“Los republicanos prometieron anular Roe v Wade, y lo han hecho”, tuiteó Ocasio-Cortez el miércoles por la noche.

En consecuencia, Cortez propone públicamente en el mismo mensaje que los demócratas deberían ampliar la Corte Suprema para colocar una mayoría de jueces liberales y así tomar decisiones en base a sus intereses.

La ampliación de la corte es un reclamo de larga data hacia Biden de los sectores más radicalizados, en su intento de socavar con todas las bases conservadoras del poder federal.

Mientras tanto, organizaciones pro-vida como Texas Alliance for Life dieron la bienvenida a la Ley de Latidos del Corazón de Texas y la decisión de la Corte Suprema.

“Celebramos la vida de los niños no nacidos que, como resultado, estarán protegidos del aborto”, dijo el Dr. Joe Pojman, director ejecutivo de Texas Alliance for Life en un comunicado .

Y agregó: “Cientos de centros de embarazo y casas de maternidad en todo Texas están ampliando su capacidad y recursos para satisfacer las necesidades de las mujeres que enfrentan embarazos no planeados y que pueden buscar su apoyo”.

Andrés Vacca – BLes.com