Redacción BLes – La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que la Cámara de Representantes no puede exigir declaraciones de impuestos del Presidente Donald Trump, informó Fox News.

En un fallo 7-2, el máximo tribunal determinó el jueves que los demócratas no pueden exigir cualquier documento que quieran bajo el argumento de la separación de poderes.

El resultado del caso Trump vs. Mazars USA, LLP es opuesto al que se dio el mismo día en Trump vs. Vance, en el cual la Corte estableció que los fiscales de la ciudad de Nueva York sí pueden obtener sus declaraciones de impuestos.

Si bien ambos casos parecen similares, hay diferencias de fondo.

En el caso de Nueva York ––Trump vs. Vance–– la citación sobre las declaraciones de impuestos del presidente se refería específicamente a la indagación en curso de un jurado investigador que busca determinar si Donald Trump o la Organización Trump violaron alguna ley en relación con eventuales pagos de dinero para “silenciar” a dos demandantes.

El fallo de la Corte Suprema determinó que el Presidente Trump no estaba amparado por inmunidad presidencial y, por lo tanto, debía entregar los documentos de la citación, aunque el caso fue remitido a un tribunal inferior, lo que significa que la entrega de los registros no será inmediata.

En el caso impulsado por los demócratas de la Cámara de Representantes ––Trump v. Mazars––, el problema radicaba en si los legisladores tenían el derecho a conocer los impuestos y documentos financieros de Trump bajo el argumento de iniciar una investigación acerca de si las leyes sobre conflictos de intereses y divulgación necesitaban modificarse o actualizarse.

Allí fue que la Corte Suprema falló a favor del Presidente Trump.

El presidente del tribunal, John Roberts resumió el caso:

“Hemos sostenido que la Cámara de Representantes tiene la autoridad, según la Constitución, de emitir citaciones para ayudarla a cumplir con sus responsabilidades legislativas. La Cámara afirma que la información financiera que se busca aquí, que abarca una década de transacciones del Presidente y su familia, ayudará a guiar la reforma legislativa en áreas que van desde el lavado de dinero y el terrorismo hasta la participación extranjera en las elecciones de los Estados Unidos. El Presidente sostiene que la Cámara de Representantes carece de un objetivo legislativo válido y que en su lugar buscó estos registros para acosarlo, exponer asuntos personales y llevar a cabo actividades de aplicación de la ley más allá de su autoridad”.

En ese sentido, Roberts destacó que ese tipo de controversias entre los poderes ejecutivo y legislativo normalmente se resuelven mediante la negociación política, pero no a través de los tribunales.

Al respecto, manifestó su preocupación sobre la separación de poderes y el pedido de la oposición demócrata en la Cámara de Representantes:

“Lejos de dar cuenta de las preocupaciones sobre la separación de poderes, el enfoque de la Cámara de Representantes las agrava al no dejar esencialmente ningún límite al poder del Congreso para citar los registros personales del Presidente. Cualquier documento personal que posea un Presidente podría potencialmente ‘relacionarse con’ un tema legislativo concebible, ya que el Congreso tiene amplios poderes legislativos que afectan a un gran número de temas… Sin límites en sus poderes de citación, el Congreso podría ‘ejercer un control imperioso’ sobre la rama ejecutiva y engrandecerse a expensas del Presidente”.

En el fallo a favor del Presidente Trump se unieron a la mayoría los dos jueces nominados por él, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch. En tanto que los disidentes fueron los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito.

Miguel Díaz – BLes