Redacción BLes – Mientras el perfil de la activista aumentaba y las manifestaciones estallaban en todo Estados Unidos, Patrisse Khan-Cullors, una de las cofundadoras del movimiento Black Lives Matter (BLM) y una “marxista educada”, habría comprado cuatro casas en los últimos años.

Según un informe, la autodenominada marxista compró el mes pasado una casa de 1,4 millones de dólares en una carretera aislada cerca de Malibú, en Los Ángeles, EE. UU. La casa de 2.370 pies cuadrados tiene vistas al valle y “techos altos, tragaluces y muchas pantallas”. Los registros públicos también mostraron que Khan-Cullors es propietaria de tres casas en el área de Los Ángeles, incluyendo la finca en Topanga Canyon con dos casas en un cuarto de acre.

Khan-Cullors comenzó su ola de compras en Los Ángeles en 2016, solo unos años después de que la campaña de derechos civiles que lanzó con sus compañeras activistas Alicia Garza y Opal Tometi a partir de un hashtag – #blacklivesmatter- cobrara impulso en todo el mundo.

Ese año pagó 510.000 dólares por una casa de tres dormitorios y 1,5 baños en Inglewood (California). Ahora tiene un valor de mercado de casi 800.000 dólares. El año pasado, Khan-Cullors incorporó a su cónyuge, cofundador del Movimiento por las Vidas Negras en Canadá, a una escritura de fideicomiso familiar. En 2016, la pareja se casó.

Khan-Cullors compró una casa de cuatro dormitorios en el sur de Los Ángeles, un barrio multiétnico, dos años después, en 2018. Según los registros públicos, Khan-Cullors pagó 590.000 dólares por la casa de 1.725 pies cuadrados, pero su valor ha subido desde entonces a 720.000 dólares.

Le recomendamos:

Khan-Cullors y su cónyuge Janaya Khan viajaron a Georgia el año pasado para comprar su cuarta casa, un “rancho a medida” de 3,2 acres en Conyers con un hangar privado para aviones y un apartamento estudio encima, así como acceso a una pista comunitaria de 2.500 pies ” pavimentada/césped” que puede acomodar aviones pequeños.

Según los registros públicos citados por “Dirt”, el blog inmobiliario que registró por primera vez la transacción del 30 de marzo, tres de las casas se compraron a nombre de Khan-Cullors, y la propiedad de Topanga Canyon se adquirió a través de una sociedad de responsabilidad limitada de la que es propietaria.

Su última propiedad tiene un cuarto de acre de tamaño y tiene varias estructuras. Una de las casas tiene tres dormitorios y un baño, mientras que la otra, una casa de invitados, tiene un dormitorio y un baño y se utiliza como casa de huéspedes. La casa de invitados cuenta con una cocina y una entrada privada. En la casa principal hay suelos de bambú y una gran sala de estar de espacio abierto. Una cabaña ideal para una oficina o un estudio se encuentra más allá del pequeño patio en el patio trasero.

Revelado por una inmobiliaria que no quiso ser nombrada, la pareja fue vista en las Bahamas el año pasado buscando una unidad en el Albany, un complejo ultra-exclusivo donde Justin Timberlake y Tiger Woods tienen casas.

Según Zillow, el precio medio de una vivienda en Topanga es de 1.419.592 dólares. En 2018, blanco (no hispano) (82,3%), asiático (no hispano) (5,88%), blanco (hispano) (5,4%), dos+ (no hispano) (2,66%) y negro o afroamericano (no hispano) (1,64%) fueron los cinco principales grupos étnicos en Topanga, California.

Según el sitio web de BLM, la organización fue creada en 2013 en respuesta a la absolución de George Zimmerman en la muerte a tiros de Trayvon Martin. Ahora tiene una red nacional de más de 40 capítulos con la misión de “erradicar la supremacía blanca y desarrollar el poder local para intervenir en la violencia perpetrada en las comunidades negras por el Estado y los vigilantes”.

“Es una estrategia que los Panteras empezaron a mitad de su movimiento”, dijo Cullors sobre Los Panteras Negras, un grupo influenciado por el marxismo. “Creo que tenemos que hacer eso”.

El año pasado, Black Lives Matter recibió 90 millones de dólares en contribuciones, según la organización.

Amelia Jones – BLes.com