Redacción BLesBrendan Carr, el comisionado de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), dijo en una entrevista con Fox News este miércoles 28, que la manera en que Facebook y Twitter se comportan en su censura selectiva de contenido es la de un ‘editor’ y no deberían estar protegidos por la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones.

“Cuando hacen estas comprobaciones de hechos (fact-check), cuando Twitter elije su sección de tendencias de noticias, estas son las actividades de un editor en las que Twitter participa”, dijo Carr. “Y creo que a medida que reformamos la 230, tenemos que ser muy claros en eso porque esa conducta de un editor queda fuera de las protecciones de la 230”.

Actualmente las plataformas de las redes sociales están protegidas por la Sección 230 de la Ley de Decencias de la Comunicación de 1996, la cual dice que “ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será tratado como el editor o el orador de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido de información”.

Este aspecto de la ley permitió que las redes sociales prosperen al tener permitido publicar contenido de sus usuarios sin ser finalmente responsables de dicho contenido.

Sin embargo, Carr dijo que la misma Sección 230 permite que estas plataformas puedan censurar ciertas publicaciones si estas caen dentro de categorías específicas y de aquí surge la necesidad de reformar la ley. Debido a lo difuso que resulta la sección en cuestión, las redes sociales pueden realizar su censura selectiva sin ser desafiados legalmente.

“El propósito de la reforma de la 230 es en realidad ponerlos a prueba antes de que quiten cualquier publicación”, explicó Carr. “El resultado será una menor censura y eso es genial para nuestra democracia.”

El problema de la censura selectiva de los gigantes de Silicon Valley no es algo nuevo pero esta semana pasada la gota que colmó el vaso fue la censura de Twitter y Facebook de la historia explosiva del New York Post, que publicó una serie de emails y otra evidencia concreta de una laptop de Hunter, el hijo de Joe Biden, que dejó al candidato demócrata implicado en un escándalo de corrupción.

Twitter directamente bloqueó la cuenta del periódico neoyorquino y la de los usuarios que intentaron compartirla, y Facebook además de colocar una advertencia en la nota, limitó al 50% la circulación de la noticia. Las acciones de ambas plataformas fueron muy criticadas y dio como resultado que el comité de comercio, ciencia y transporte del senado los citara a declarar.

Pero la inclinación política de Silicon Valley no debería ser sorprendente: Google, Apple, Facebook y Amazon donaron colectivamente 5.3 millones a los demócratas en el ciclo 2020, según un artículo de The Hill.

“No necesitamos que la gente sentada en Silicon Valley sea los árbitros de la verdad”, dijo Carr. “Una de las razones por las que el discurso en Internet es tan poderoso en primer lugar, es porque la gente fue allí para evitar a los guardianes tradicionales que teníamos en los medios de comunicación dominantes y ahora la falta de guardianes que hizo a Internet tan atractiva como plataforma está terminando y ahora Silicon Valley está tomando el papel de esos guardianes”.

En julio de este año el Congreso también realizó una audiencia con los CEO de estas compañías para tratar el tema del monopolio y la censura, pero hasta el momento no hubo resultados concretos.

El presidente Trump uno de los más ha sufrido el mal trato de la prensa y la censura en las redes sociales, ha estado – irónicamente – usando su cuenta de Twitter para empujar el tema:

“Los EE. UU. no tienen libertad de prensa, tenemos la Supresión de la Historia (del New York Post), o simplemente noticias falsas. Se ha aprendido mucho en las últimas dos semanas sobre lo corruptos que son nuestros medios, y ahora los Gigantes de la Tecnología, tal vez incluso peor. ¡Anulen la Sección 230!”

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com