Redacción BLes– Jen O’Malley, jefa de campaña del candidato demócrata Joe Biden, envió una carta al CEO de Facebook el 28 de septiembre pasado, cuestionando seriamente por qué continúa permitiendo que el presidente de EE. UU., Donald Trump, publique avisos alertando a sus seguidores sobre los peligros de la votación por correo, reportó Breitbart.

En la carta de tres páginas, O’Malley convencida o quizás ciega a los hechos que se reportan periódicamente sobre los fraudes en el sistema de votación por correo, contiende con Facebook por no eliminar o censurar ciertas publicaciones donde el presidente alienta a sus seguidores y posibles receptores de sus avisos, a votar en persona o incluso si votan por correo, ir al centro de votación para verificar que su voto haya sido contado.

La jefa de campaña de Biden recordó a Facebook su compromiso de ‘prohibir contenido que desinforme al público sobre los métodos de votación y aclarar la confusión sobre cómo funcionan las elecciones’, aparentemente todo apuntando a contradecir la información real de que el sistema de votación por correo sí es susceptible al fraude. 

El presidente Trump comenzó a usar sus redes sociales para alertar del potencial desastre que podría resultar de una votación masiva por correo, idea que surgió en el contexto de la pandemia, debido a más de una razón. Desde entonces, los demócratas con la ayuda de sus aliados en los medios principales, han estado empujando la idea con más fuerza.

Project Veritas publicó ayer dos partes de un informe que revela a agentes demócratas que trabajan para Ilhan Omar, la congresista de Minnesota, usando diversos métodos para manipular los resultados de las elecciones en su distrito. El Departamento de Policía de Minnesota anunció que está investigando los hechos.

En su carta O’Malley señala un video del hijo del presidente, Donald Trump Jr., donde le pide a los seguidores de su padre que se “enlisten” en un “ejercito” para salvaguardar las elecciones, además explica que la izquierda radical intentará ganar las elecciones agregando millones de votos fraudulentos por correo y pide a todos los que puedan que se sumen a un equipo para vigilar la seguridad de las elecciones. 

“Ninguna empresa que se considere una fuerza para el bien en la democracia, y que pretenda tomar la supresión del voto en serio, permitiría que este peligroso disparate se extendiera a millones de personas. Eliminar este vídeo debería haber sido la más fácil de las decisiones bajo sus políticas, pero permanece online hasta hoy,” se descargó la jefa de campaña de Biden.

Más allá de los pedidos de censura de O’Malley, Facebook, Google y Twitter se han comportado como los árbitros de la verdad, y han estado censurando intensamente a las voces conservadoras o a los seguidores de Trump de diversas maneras sin consecuencia alguna.

A principios de septiembre, el comité judicial del senado, presentó un proyecto de ley para modificar la sección 230 de la ley de decencia en las comunicaciones, que es la que actualmente protege a las redes sociales de posibles demandas por censura. Del mismo modo, y como fue requerido por el presidente en su memorando, el Departamento de Justicia, también presentó su legislación para reformar dicha sección. No obstante a pesar de las críticas de los republicanos y las audiencias que han realizado para abordar el tema, la libertad de expresión aún no ha visto sus frutos.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com