Redacción BLesLuego de una intensa jornada de negociaciones entre los representantes de la Cámara, los demócratas lograron aprobar el proyecto de ley de infraestructura de 1,2 billones de dólares. Ahora solo resta la firma del presidente Biden para efectivizar uno de los planes políticos más costosos de la historia estadounidense.

Los demócratas festejaron luego de una semana llena de golpes por las derrotas electorales. Y a pesar de las luchas internas entre los moderados y progresistas del partido, lograron acordar la aprobación del proyecto bipartidista, que contó con el apoyo de apenas 13 republicanos en una votación final de 228-206, según reportó Fox News.

“Esta noche, dimos un paso monumental como nación”, dijo Biden en un comunicado emitido por la Casa Blanca durante la mañana del sábado 6 de noviembre.

Biden, quien ha estado presionando a los demócratas a aprobar el proyecto cuanto antes, calificó la legislación como una “inversión única en una generación en nuestra gente”. 

https://twitter.com/POTUS/status/1456847205139197953 

No todos los demócratas votaron a favor, los seis miembros del llamado “escuadrón demócrata” que representan el ala más izquierdista del partido, dejaron ver su enfrentamiento cada vez más notable con el resto de sus colegas y votaron en contra del ambicioso proyecto. 

Los demócratas de la Cámara de Representantes llegaron a un acuerdo el viernes por la noche, luego de una jornada intensa de negociaciones, para votar sobre el proyecto de ley. 

También establecieron un compromiso para la votación futura sobre el ambicioso proyecto de ley de presupuesto separado de 1,75 billones de dólares impulsado por Biden, también conocido como el proyecto de ley Build Back Better.

La administración Biden viene presionando a los diversos sectores del partido para lograr apoyo en su agenda económica dividida en las dos legislaciones. Ambas incluyen mejores en las carreteras, puentes, aeropuertos y la mayor expansión de programas sociales desde la década de 1960.

Si bien la presidenta demócrata de la Cámara, Nancy Pelosi, intentó lograr la aprobación de ambos proyectos el viernes, se vio obligada a posponer la votación sobre el proyecto de ley Build Back Better, luego de que un grupo de demócratas exigiera al menos 72 horas para revisar el texto de el proyecto de ley.

Originalmente el proyecto Build Back Better afectaba 3,5 billones de dólares de los contribuyentes, pero las críticas de republicanos y principalmente de los demócratas más moderados, lograron reducir el costoso proyecto a la mitad.

Los críticos de ambos proyectos advierten que tras su aplicación se esconden muchos objetivos buscados por la izquierda radical tales como una fuerte inserción de los sindicatos en la industria y nuevas “protecciones laborales” que irán en contra de un desarrollo económico sostenible. 

También se ha mencionado que el enorme aumento en el gasto público provocará un aumento considerable de la inflación, lo que ya implica un problema en la actualidad para los estadounidenses que están viendo caer sus salarios reales considerablemente. 

Por su lado, los demócratas más radicales como los miembros del escuadrón, reclaman que los gastos planificados no son todavía suficientes y que se deben aumentar aún más.

La jornada de ayer marca una importante victoria política para los demócratas, quienes lograron imponer su enorme plan de gastos. El mismo podría haber sido obstaculizado si los republicanos que votaron a favor hubiesen mantenido la línea del resto de los miembros de su partido. 

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.