Redacción BLes– La Administración Trump, a través del Departamento de Justicia, envió el miércoles al Congreso un proyecto de ley que busca evitar la censura y abordar la delincuencia en línea en las redes sociales y páginas de Internet. La iniciativa apunta a frenar las protecciones legales de empresas de Internet como Facebook Inc., Alphabet Inc. y Twitter Inc. obligándolas a asumir una mayor responsabilidad en la gestión del contenido de sus sitios.

La propuesta busca reformar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que data de 1996.

Este “estatuto obsoleto” otorga a las plataformas de Internet una amplia libertad para vigilar sus sitios y las protege de la responsabilidad legal relacionada con las acciones de los usuarios, excepto en circunstancias relativamente limitadas.

De acuerdo al Wall Street Journal (WSJ), la nueva propuesta eliminaría esta inmunidad legal que gozan las plataformas en línea al no cumplir con ciertos estándares. 

El proyecto de ley promueve dos objetivos principales: administrar el contenido en sus sitios de manera justa y consistente y alentar a las plataformas en línea a abordar activamente la conducta ilícita.

Sin embargo, la industria de la tecnología se ha opuesto a los esfuerzos para cambiar o derogar la Sección 230, diciendo que ha permitido que las plataformas de Internet florezcan sin temor a demandas excesivas.

“Durante demasiado tiempo la Sección 230 ha proporcionado un escudo para que las plataformas en línea operen con impunidad”, afirmó en un comunicado el Fiscal General William P. Barr.

“Asegurar que Internet sea un ambiente seguro, pero también vibrante, abierto y competitivo es de vital importancia para América. Por lo tanto, instamos al Congreso a que haga estas reformas necesarias a la Sección 230 y comience a responsabilizar a las plataformas en línea tanto cuando censuren ilegalmente la expresión como cuando faciliten a sabiendas la actividad delictiva en línea”, agregó Barr.

En el mismo documento se pronunció el Fiscal General Adjunto Jeffrey A. Rosen. asegurando que “la propuesta deja claro que, cuando los servicios informáticos interactivos distribuyen voluntariamente material ilegal o contenido moderado de mala fe, la Sección 230 no debe protegerlos de las consecuencias de sus acciones”.

El WSJ aclara que si bien es poco probable que la legislación se apruebe este año, sobre todo teniendo en cuenta que las elecciones presidenciales tendrán lugar en poco más de un mes, el Congreso podría aceptar la propuesta u otras similares el próximo año ya que tanto demócratas como republicanos quieren revisar las protecciones legales de las que disfrutan las empresas de Internet, aunque tienen diferentes preocupaciones al respecto.

En primer lugar, cabe mencionar que ambas partes están de acuerdo en que se debe hacer algo para restringir la actividad delictiva en las plataformas en línea, y este es un tema central de la propuesta del Departamento de Justicia.

Sin embargo, mientras el candidato presidencial Joe Biden y el Partido Demócrata dicen que las plataformas deben hacer más para frenar la difusión de información falsa, el presidente Donald Trump y el Partido Republicano denuncian el sesgo ideológico -de tendencia liberal o izquierdista- aplicado por las redes sociales para censurar publicaciones o bloquear a ciertos usuarios conservadores.

Sin ir más lejos, en mayo de este año Twitter aplicó un aviso de verificación de hechos a una publicación de Trump sobre fraude electoral.

Días después, la red social adjuntó un aviso a otra publicación de Trump sobre protestas violentas en Minneapolis en respuesta al asesinato de George Floyd mientras estaba bajo custodia policial, argumentando que el posteo del mandatario supuestamente había violado las reglas de la compañía sobre propiciar la violencia.

Facebook, por su parte, este año eliminó algunos anuncios de la campaña de Trump y algunas de las declaraciones del presidente sobre el coronavirus.

En este marco, en mayo, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva que insta a las agencias federales a tomar un papel más activo en la regulación de cómo las plataformas en línea controlan el contenido.

“La censura online va más allá del tema de la libertad de expresión. También se trata de proteger a los consumidores y asegurarse de que estén informados de sus derechos y recursos para luchar bajo la ley”, expresó al respecto este miércoles el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere.

Miguel Díaz – BLes.com