Las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia vuelven a estar en el centro de la atención, y el gobierno demócrata pide la expulsión de 24 funcionarios de la Embajada rusa en Washington.

El embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov expresó ante la revista The National Interest que recibieron una lista de 24 diplomáticos rusos que deben abandonar Estados Unidos antes del 3 de septiembre de 2021, por orden de Joe Biden.

“Estados Unidos se ha vuelto persistente y creativo en el negocio de enemistar con Rusia”, aseguró el embajador.

Cabe destacar que esta decisión de la administración Biden no es algo extraordinario. El pasado mes de abril, Estados Unidos había tomado la decisión de expulsar 10 diplomáticos rusos y aplicar distintas sanciones contra casi tres docenas de personas y empresas rusas por la mentira inventada por el Partido Demócrata acerca de la interferencia del Kremlin en las elecciones presidenciales del 2016.

Como respuesta, el gobierno de Vladimir Putin aplicó una medida “espejo”. El Ministerio de Exteriores anunció que había expulsado a 10 funcionarios estadounidenses y, además, que había impuesto sanciones a otros 8. Sin embargo, la media más impactante fue la “recomendación” al embajador estadounidense, John Sullivan, de volver a Washington para “consultas” con el gobierno, algo que en la práctica diplomática significa una expulsión encubierta.

Quien decidió hablar fue el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, quien describió a las declaraciones de Antonov como “inexactas” aludiendo que los rusos sabían que sus visas expirarían luego de tres años y que podían solicitar extensiones. Sin embargo, el funcionario americano no aclaró si estas extensiones serían otorgadas y utilizó como excusa de todo el conflicto cuando Moscú los había obligado a despedir 200 empleados de la Embajada estadounidense.

Más allá de los dichos referidos a esta situación particular, el portavoz también se expresó con respecto a las acciones pasadas de su gobierno y sostuvo que “fueron una respuesta a las acciones dañinas del gobierno ruso, pero que Estados Unidos valora los canales abiertos de comunicación”.

Antonov volvió a responder y dijo que luego de la cumbre de Ginebra realizada en julio, cuando Biden se vanaglorió por haber acordado con Putin, en realidad la situación diplomática no mejora.

También le recomendamos: Huawei contrata a un demócrata muy cercano a Hillary Clinton, revela informe (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Además, declaró que las misiones de su país todavía se ven obligadas a trabajar bajo restricciones sin precedentes que no solo permanecen vigentes, sino que se intensifican. Esto se puede apreciar en la cancelación de las visas de cónyuges e hijos del personal de su país sin presentar una razón, según el funcionario ruso.

Según este embajador, Washington no muestra una buena predisposición para tomar las medidas necesarias para derogar las trabas que impiden el correcto funcionamiento de la diplomacia entre estos dos países y que solo se limita a tomar decisiones que generen ventajas unilaterales en favor del país americano.

Lo mismo ocurre con las perspectivas de reanudar la operación en los Consulados Generales de Rusia en San Francisco y Seattle, los cuales fueron cerrados por coacción.

Por último, el embajador ruso expresó su deseo de que continúen las conversaciones iniciadas en Ginebra y que, además, prevalezca el sentido común para poder así normalizar la vida de los diplomáticos en ambos países.

Por Tadeo Pittari para Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.