Redacción BLes – La vicepresidenta Kamala Harris se enfrenta a críticas por no visitar la crisis de la frontera sur. Sin embargo, se las arregló para visitar una panadería en Chicago el martes y se fue con una rebanada de su pastel de chocolate alemán favorito.

Harris estuvo en Chicago, donde recorrió un nuevo centro de vacunación para empleados del sindicato. También se reunió con los propietarios y empleados de la panadería Brown Sugar Bakery en el lado sur de la ciudad, informó Fox News.

Según WLS-TV, Harris visitó la panadería con la vicegobernadora Juliana Stratton y la fiscal del estado del condado de Cook, Kim Foxx, después de que apareciera en una lista de pequeños negocios que quería visitar.

“Podría haber ido a un millón de otros lugares, pero vino aquí, y estoy agradecido por ello”, dijo un trabajador a ABC7.

En un reciente análisis del Washington Post, el gobierno de Biden gasta al menos 60 millones de dólares por semana para alojar a los más de 16.000 menores migrantes en instalaciones federales gestionadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Advierte que “se espera que esos costes aumenten significativamente en los próximos meses”.

Según el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. (CBP), más de 172.000 personas intentaron llegar a Estados Unidos a través de la frontera suroeste en marzo, lo que supone un aumento del 71% respecto a las cifras de febrero. Según los datos de la CBP, hubo más de 53.000 extranjeros ilegales en unidades familiares. En marzo, los agentes fronterizos estadounidenses se encontraron con 18.890 niños no acompañados, superando los máximos anteriores de 11.475 en mayo de 2019 y 10.620 en junio de 2014.

Debido a la afluencia sin precedentes de menores no acompañados durante la crisis fronteriza, el gobierno de Biden se vio obligado a invertir 86,9 millones de dólares del dinero de los contribuyentes estadounidenses durante seis meses para alojar a las familias migrantes en hoteles de todo el país.

Le recomendamos:

El presidente Joe Biden designó a la vicepresidente Kamala Harris para dirigir la respuesta a la crisis migratoria el 24 de marzo, pero aún no ha visitado la frontera ni ha dado una rueda de prensa en las dos semanas transcurridas desde entonces. El gobernador de Arizona, el republicano Doug Ducey, aseguró que ella es “la peor elección posible” para manejar el creciente problema en la frontera entre Estados Unidos y México.

Ducey es gobernador de uno de los estados más afectados por la creciente crisis migratoria. Criticó duramente a Harris durante un discurso en la Universidad de Arizona el martes 23 de marzo.

Durante sus declaraciones, dijo: “Ella es casi la peor elección posible que uno podría hacer”. Y añadió: “En ningún momento de su carrera ha dado ninguna indicación de que considere la frontera un problema o una amenaza seria”.

Ducey aumentó sus críticas al presidente, diciendo: “Si la intención del presidente Biden era mostrar que se está tomando este asunto en serio, realmente ha hecho exactamente lo contrario aquí.”

Harris también fue objeto de críticas tras responder con una carcajada cuando un periodista le preguntó el lunes 22 de marzo si tenía previsto visitar la frontera sur.

La ex embajadora de EE.UU. ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, calificó el miércoles a Harris de “desaparecida en combate” y añadió: “Que Dios nos ayude si alguna vez llega a ser presidente”.

El representante Burgess Owens (republicano de Utah) dijo esta semana que Harris y Biden deberían “tener un poco de agallas” e ir a la frontera.

Mientras tanto, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, visitó el jueves 8 de abril dos ciudades fronterizas de Texas, donde habló de reanudar la construcción del muro fronterizo y de condenar a las ciudades santuario que se niegan a cumplir con las autoridades federales de inmigración.

Ted Cruz, republicano de Texas, también respondió con “prioridades” en un tuit sobre la visita de Harris a la panadería.

Dawn Barlowe – BLes.com