Redacción BLes – La Casa Blanca se ha convertido en una guerra de palabras, ya que las nuevas directivas buscan disminuir el control del presidente Biden.

A partir de ahora, la “administración Biden” se denominará “administración Biden-Harris”, según un correo electrónico filtrado de una agencia del gobierno federal.

La vicepresidenta Kamala Harris tendrá la misma importancia que el presidente, ya que se está utilizando un lenguaje que indica que tiene la misma posición que el presidente.

Outspoken ha revelado información filtrada por un empleado, que dice que la directiva ha venido de un miembro de alto nivel del departamento de Comunicaciones. La instrucción dirigida a todas las demás agencias es referirse a la “administración Biden” como la “administración Biden-Harris”.

Este movimiento también se ha producido en la cuenta oficial de Twitter de la Casa Blanca con las palabras: “¡Bienvenidos a la Casa Blanca Biden-Harris!”

Cabe destacar que las dos administraciones anteriores de Obama y Trump no tuvieron esta directiva.

En la cuenta de Twitter del presidente Trump se había leído: “¡Bienvenidos a la @CasaBlanca! Siga las últimas novedades del Presidente @realDonaldTrump y su Administración”.

En el Twitter de la ex administración Obama se leía: “Siga las últimas novedades del presidente Obama y su administración”.

En lugar de nombrar sólo al presidente, como en el pasado, la directiva Biden-Harris ahora forma parte de los 15 departamentos ejecutivos, informa Outspoken.

Los comunicados de prensa y otras comunicaciones de los Departamentos de Agricultura, Comercio, Defensa, Educación, Energía, Salud y Servicios Humanos, Seguridad Nacional, Vivienda y Desarrollo Urbano, Interior, Trabajo, Estado, Transporte, Tesoro y Asuntos de los Veteranos, así como del Fiscal General, se refieren únicamente a la Administración Biden-Harris, en sustitución de los comunicados anteriores que nombraban solo al presidente.

Biden ha tenido cada vez más problemas para mantenerse lúcido durante sus infrecuentes intervenciones en público y a menudo también tiene dificultades para caminar, lo que hace temer por su bienestar y su capacidad para gobernar el país. Rara vez responde a alguna pregunta de los periodistas, y su esposa Jill Biden suele estar a su lado para ofrecerle apoyo, ya que a menudo se muestra confuso y aparentemente aturdido.

La vicepresidenta Harris ha hablado con líderes mundiales sin la presencia de Biden. Recientemente habló con la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, y ha atendido las llamadas del presidente francés Emanuel Macron y del primer ministro canadiense Justin Trudeau, así como del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Le recomendamos:

Su participación en la primera reunión bilateral entre Estados Unidos y Canadá fue una muestra más de su cada vez mayor asunción de funciones, ya que a los anteriores vicepresidentes no se les permitió participar en la reunión.

Algunos líderes están preocupados por el reciente giro de los acontecimientos.

“Los líderes mundiales esperan escuchar al Presidente de Estados Unidos, no a la Vicepresidenta”, dijo a Outspoken el ex embajador en Alemania y ex director interino de la Inteligencia Nacional, Richard Grenell. “Ciertamente hay momentos en los que el Vicepresidente tiene que intervenir, pero no para la llamada de presentación”.

“El hecho de que la Casa Blanca esté dando instrucciones a las agencias federales para que sustituyan ‘Biden’ por ‘Biden-Harris’ después de menos de 60 días es indicativo de la lucha que Joe Biden tiene ya siendo Presidente”, dijo Grenell. “Esto es una señal de que no puede hacer el trabajo solo”.

Chris Ford-BLes.com