Redacción BLes– La compleja trama de negocios internacionales sostenida por miembros de la familia Biden , ofrece cada vez más datos que implican no solo a Hunter Biden sino también a su padre el candidato demócrata presidencial, Joe Biden y a su tío, Jim Biden, compartiendo oficina con al menos uno de sus asociados chino.

Así lo reveló un correo en el que Hunter solicita llaves para cada uno de ellos, a los administradores del edificio Casa Sueca, en el que alquilaron una oficina durante un año en el 2017, de acuerdo con Daily Caller del  11 de diciembre.

En su correo Hunter mencionó a sus “colegas”, incluyendo al expresidente del conglomerado energético CEFC, Ye Jianming, vinculado al Partido Comunista de China (PCCh) y a sus representantes, Gongwen Dong y Mervyn Yan.

Ye actuó como secretario general adjunto de la Asociación China para Contactos Internacionales Amistosos (CAIFC),  grupo de fachada del Ejército de Liberación Popular de China (PLA, por la sigla en inglés).

Este grupo “desempeña un doble papel de recolección de inteligencia y de realización de campañas de propaganda y de gestión de la percepción”, informó la Comisión de Revisión de Seguridad y Economía de EE. UU. y China el 24 de agosto de 2018.

El portavoz de la campaña de Joe Biden, Andrew Bates, dijo en octubre que el exvicepresidente “ni siquiera ha considerado involucrarse en negocios con su familia, ni en ningún negocio en el extranjero en absoluto”, lo que al parecer no es cierto.

Le recomendamos:

 

También había agregado: “Nunca ha tenido acciones en ninguno de esos negocios ni ningún miembro de la familia o cualquier otra persona ha tenido acciones para él”, cuando se ha concluido que recibió entre el 10% y el 50% de los rentables negocios ejecutados por su hijo Hunter.

CEFC envió cinco millones de dólares a la compañía de Hunter Biden, Hudson West III, en el 2017, de donde luego se transfirieron 4.79 millones de dólares al bufete de Hunter Biden, Owasco, por honorarios de consultoría, también informa Daily Caller.

Los correos que ahora revela Daily Caller fueron tomados del polémico computador portátil abandonado por Hunter en un taller de reparaciones.

El dueño del taller comprobó que contenía decenas de miles de correos comprometedores y por eso lo entregó al FBI en diciembre de 2019.

Previamente tomó copias de la información como una forma de protección para su vida, y una de esas copias llegó al New York Post, a través de Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente estadounidense, Donald Trump.

Cuando el New York Post publicó parte de la escandalosa información que implicaba en graves hechos de corrupción a Joe Biden y a otros miembros de su familia, los medios la ignoraron y las grandes tecnológicas Twitter y Facebook la censuraron al máximo.

Al parecer en un esfuerzo por ocultarla para evitar que los electores la conocieran antes de las elecciones.

Ahora, se reveló que Hunter Biden y su tío Jim son investigados por “asuntos fiscales”, vinculados a negocios en el extranjero, los realizados  con CEFC, que era el cuarto conglomerado de energía más grande de China.

José Hermosa – BLes.com