La presidente interina de Bolivia, Jeanine Añez, anunció un paquete de medidas para empezar a reducir el tamaño del Estado, algo que no se veía a esta escala en este país desde el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada hace más de 27 años, en 1993

La decisión surge en medio del plan articulado por Añez para la reactivación económica y la austeridad, actitudes contrastantes con las políticas socialistas del gobierno pasado.

A través de un mensaje presidencial, Jeanine Añez, anunció y detalló un paquete de medidas pensadas para reducir el enorme gasto público, heredado por la anterior gestión. 

La mandataria anunció también la eliminación de tres ministerios de su gabinete; las funciones del Ministerio de Comunicación pasarán a dependencia del Ministerio de la Presidencia, las del Ministerio de Deportes, pasarán a dependencia del Ministerio de Salud y las del Ministerio de Cultura pasarán a estar bajo el control del Ministerio de Educación, reduciendo así el número de ministerios de 20 a 17.

A pesar de la enorme reducción del gasto, no hubo anuncios de reducción de impuestos. En tanto, la presidente afirmó que: “todo el dinero que se obtenga de esa reducción, irá para salud y para luchar contra el virus”.

Jeanine Añez también anunció que dio la orden al gabinete ministerial para que se realice un análisis y una revisión “a detalle de todos los cargos innecesarios y todos los gastos absurdos que inventó el MAS y eran puro despilfarro”. Con el objetivo de destinar aún más fondos a la lucha contra el virus chino.

Además, afirmó que dio la orden de transparentar todas las compras hechas por su gestión, publicándolas para que así cualquier ciudadano boliviano pueda obtener información a través de internet.

“Al asumir este cargo, me jugué la vida junto a miles de bolivianos que tienen la esperanza de construir entre todos un país democrático, justo y para todos. No voy a permitir ni por un segundo que cuatro corruptos empañen el esfuerzo de tanto luchador boliviano por la democracia y por Bolivia”.

Expresó su preocupación y pesar con los pueblos de Santa Cruz, Beni y ahora del Chapare que están sufriendo a causa de la expansión del virus chino: “A los benianos, a los cruceños y a los chapareños, quiero decirles que no están solos. Estamos y vamos a estar al lado de la gente y ayudando a las personas que sufren por la cuarentena y por la enfermedad”

En su anuncio también advirtió que su gobierno cerrará la Embajada en Irán y en de Nicaragua, países controlados por las brutales y sanguinarias dictaduras del Ayatolá Jamenei y el sandinista Daniel Ortega, respectivamente.

Con esta importante decisión diplomática, Bolivia da un paso más en el alejamiento de los regímenes dictatoriales del mundo, que se suma a la expulsión de diplomáticos y médicos cubanos y venezolanos.

Por último, en su anuncio Jeanine Añez también recordó la funcionalidad que tienen dos de sus planes impulsados en abril para ayudar a las MiPyMEs del país; el Plan Salario y el Plan Trabajo.

Plan Salario

El plan Salario le da la opción a las empresas de sacar préstamos por el valor de dos sueldos mínimos por cada trabajador y por cada mes, de esta manera podrán sacar en dos meses Bs$ 8.488 por cada empleado que tengan.

Los préstamos tienen un plazo de 18 meses y durante los primeros 6 meses no se pagará ni capital ni interés. Añez explicó que el requisito para pedir este préstamo es mostrar al banco la planilla, para de esta forma respaldar que la empresa tiene trabajadores y que por eso solicita el crédito para pagar los salarios de sus trabajadores.

Es un plan de contingencia frente a la debacle económica que generó el coronavirus.

Plan Trabajo

El plan Trabajo está dirigido a la creación masiva de empleo para los bolivianos a través de la construcción de hospitales, enlosetados, aceras y parques. La aplicación de este plan generaría alrededor de 600.000 empleos directos e indirectos como parte de la estrategia para la reactivación económica.

Finalmente, Jeanine Áñez, se refirió al caso de presunta compra con sobreprecio de 170 respiradores españoles por parte de su ministro de Salud. Pidiendo disculpas por el hecho, recordando que todos los cabecillas de esa operación fueron despedidos y detenidos.

“En este tema quiero dar la cara, no tengo nada que esconder. Quiero pedir una disculpa de todo corazón. De verdad lamento muchísimo este tema y comparto la indignación que todos ustedes sienten”.

Afirmó, que el gobierno está pendiente de la investigación en curso. Por ello, hizo cuatro promesas sobre éste y cualquier otro caso de corrupción que pueda aparecer: “Impulsar todo el peso de la ley contra los que cometan corrupción, le toque a quien le toque. Trabajaré sin descanso para que los bolivianos no pierdan un solo centavo por corrupción”.

Fuente: Derecha Diario.