Redacción BLesAutoridades japonesas anunciaron la suspensión de otro millón de dosis de vacunas contra el virus del Partido Comunista Chino (PCCh) del laboratorio Moderna, tras aumentar la fuerte preocupación por lotes contaminados en distintas regiones del país asiático. 

Acorde a lo reportado por Reuters, dos regiones de Japón anunciaron el domingo la suspensión temporal de la vacuna Moderna Covid-19 luego de que se descubrieron “sustancias extrañas” en nuevos lotes. 

La medida se produce menos de una semana después de que el país detuviera el uso de 1,63 millones de dosis por preocupaciones similares.

La última decisión se produce después de que surgieran informes de contaminación de vacunas en la prefectura de Gunma, cerca de Tokio, y la prefectura sur de la ciudad de Okinawa.

En Gunma, un funcionario local dijo que se reportó una pequeña sustancia negra en ampollas, mientras que en Okinawa, denunciaron haber visto sustancias negras y rosadas en ampollas y jeringas.

“Estamos suspendiendo el uso de vacunas Moderna COVID-19, ya que se detectaron sustancias extrañas”, dijeron funcionarios de Okinawa, según reportó el Japan Times.

Luego de las denuncias reportadas, el Ministerio de Salud de Japón señaló que algunos de los incidentes reportados podrían haber sido provocados por agujas insertadas incorrectamente en ampollas que luego pueden haber roto trozos del tapón de goma, aunque no dieron más detalles ni confirmaron con certeza cómo sucedieron los hechos.

Sin embargo, el Ministerio solicitó a los centros de distribución que no utilicen los lotes suspendidos que se enviaron a más de 800 centros en todo el país.

La última suspensión se produjo un día después de que las autoridades informaron que dos hombres de unos 30 años murieron después de recibir dosis de otros lotes de Moderna contaminados que se pusieron bajo investigación, alrededor de 1,63 millones de dosis.

Según Reuters, ambas personas fallecidas el sábado tuvieron fiebre alta al día siguiente de recibir su segunda dosis y fallecieron dos días después. 

En un comunicado publicado el día sábado, Moderna y Takeda, la compañía farmacéutica a cargo de la distribución de vacunas en el país, se defendieron diciendo que mientras aún se estaba llevando a cabo una investigación formal, no había evidencia de que los hombres murieran debido a las vacunas.

Actualmente más de 2,6 millones de dosis de Moderna se encuentran afectadas en Japón. La semana pasada, se suspendieron tres lotes por un total de 1,63 millones de dosis por motivos de seguridad de que se reportaron “materiales extraños” en al menos 390 dosis, o 39 ampollas, provenientes de ocho sitios de vacunación.

Casi 1.000 personas en Japón han muerto luego de recibir alguna dosis de la vacuna de Pfizer, y también se reportaron que al menos 11 murieron después de recibir la vacuna Moderna. El Ministerio de Salud de Japón dijo que aún no ha establecido un vínculo directo de causalidad entre las inyecciones y las muertes.

Paralelamente, el Ministerio de Salud informa que las muertes por el virus del PCCh en Japón hasta el momento son 15.969. Por lo cual, de comprobarse la mortalidad de las vacunas, estaríamos hablando de una enorme proporción de fallecidos por las vacunas en relación a los muertos por la enfermedad.

Andrés Vacca – BLes.com