Redacción BLesLa Casa Blanca ordenó una “evaluación exhaustiva de la amenaza” del extremismo violento doméstico (DVE por la sigla en inglés) en la que participarán el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), anunció la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“El asalto del 6 de enero al Capitolio y las trágicas muertes y destrucción que se produjeron subrayaron lo que sabemos desde hace tiempo, el aumento del extremismo violento doméstico es una amenaza grave y creciente para la seguridad nacional”, dijo Psaki de acuerdo con ABC del 22 de enero. 

Y agregó: “La administración Biden enfrentará esta amenaza con los recursos y la determinación necesarios”.

Luego especificó que la estrategia para lograrlo se desarrollaría en tres etapas, en la primera el FBI y el DHS evaluarán la amenaza, en la segunda el Consejo Nacional de Seguridad (NSC) combatirá al DVE y en la tercera se articularán los organismos federales para hacerle frente a esa supuesta amenaza, explicó Psaki.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||4ecf75214__

Ad will display in 09 seconds

Por su parte el presidente Biden se refirió al DVE en el discurso inaugural del 20 de enero, mencionando “un aumento del extremismo político, de la supremacía blanca y del terrorismo doméstico”, al que, dijo, “debemos enfrentarnos y derrotaremos”, según Fox News. 

Dado que Psaki solo se refirió a los recientes disturbios del 6 de enero, podría estar refiriéndose como violentos a los republicanos que se reunieron para acompañar al expresidente Donald Trump en esa ocasión.

No obstante, se sabe que en la manifestación del seis de enero se infiltraron los miembros de los grupos marxistas Black Lives Matter (BLM) y Antifa, acusados de promover los desórdenes

El contraste es enorme con las docenas de muertes, los miles de incendios y la destrucción de pequeños negocios que BLM y Antifa promovieron durante meses en cientos de ciudades de Estados Unidos, tras la muerte del afroamericano George Floyd, el 25 de mayo.

A lo largo de los meses en los que ocurrieron los disturbios violentos, los demócratas ignoraron el descomunal desastre, diciendo que se trataba tan solo de una ‘idea’, mientras que los medios se hacían los distraídos y no informaban de las tribulaciones que sufría la ciudadanía. 

Por su parte la representante demócrata de Nueva York Alexandra Ocasio-Cortez pidió a sus seguidores elaborar una lista negra de los opositores republicanos, en noviembre, para ocuparse de ellos una vez en el poder.

Este tipo de tácticas traen a la memoria las seguidas en sus persecuciones a los opositores por los regímenes totalitarios como el del Partido Comunista de China (PCCh).

Dado el extremismo de izquierda adoptado por el Partido Demócrata en los últimos tiempos, es de esperar que las víctimas de las estrategias represivas del combate federal contra la DVE sean justamente los seguidores del expresidente Trump.

José Hermosa – BLes.com