Redacción BLes – The Gateway Pundit (TGP), en un post del jueves 17 de junio, afirmó tener pruebas de que el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) están en conflicto. Se trata de una mala noticia para los estadounidenses, ya que el FBI pasó de ser una institución policial a una herramienta politizada.

Según TGP, Black Lives Matter estuvo involucrado en al menos el 91% de los disturbios violentos que estallaron en todo Estados Unidos en 2020. Además, los disturbios causaron aproximadamente 2.000 millones de dólares en daños materiales en ciudades de todo Estados Unidos, convirtiéndose en el siniestro más extendido en la historia de los Estados Unidos.

En cambio, los mítines de Trump celebrados en todo el país durante el mismo periodo. Independientemente del lugar donde se celebrara, el líder del movimiento MAGA atrajo a decenas de miles de personas, a veces más de quince mil.

A pesar de ello, nunca hubo violencia física. Nunca hubo disturbios. No hubo daños a la propiedad. No hubo agresiones al personal policial. No hubo ninguna conducta ilegal.

Los demócratas, en cambio, quieren que el mundo piense que el 6 de enero, los seguidores de Trump que antes se habían reunido pacíficamente con él en la Elipse, frente a la Casa Blanca, de repente estallaron y se volvieron violentos.

A pesar de que casi 400 personas fueron recibidas en el Capitolio por la policía apostada alrededor de las puertas, el FBI rastreó y detuvo a más de 400 personas por su papel en los disturbios del Capitolio.

Desde el 6 de enero, dentro o fuera del Capitolio de los Estados Unidos, el Estado Profundo y los demócratas se han negado a proporcionar videos a los legisladores republicanos.

Revolver News publicó un importante artículo a principios de esta semana sobre los “co-conspiradores no acusados” en el ataque del 6 de enero que nunca fueron procesados por el DOJ o el FBI por su papel en la atrocidad.

Los “co-conspiradores no acusados” fueron a menudo los miembros más agresivos y organizados del asalto al Capitolio de Estados Unidos. También es casi seguro que son informantes del FBI.

TGP reveló a principios de esta semana que tenía pruebas de que el FBI estaba reclutando agresivamente a militares para infiltrarse y espiar a los Oath Keepers y Proud Boys antes de las protestas del 6 de enero.

TGP publicó un artículo sobre el ex boina verde Jeremy Brown el 23 de marzo, en el que Brown ofrece pruebas de que fue reclutado por el FBI. Aquí tenemos una bomba.

Todo esto comenzó con un post sobre Ty Clevenger y cómo el FBI respondió a su solicitud de FOIA diciendo básicamente que solo proporcionarían los documentos a un cierto ritmo. Lamentablemente, según los cálculos de Clevenger sobre el número de documentos, este ejercicio tardaría décadas en completarse.

Clevenger recibió una carta de la NSA en la que se compartían detalles relativos a la vigilancia ilegal del FBI sobre 16.000 estadounidenses. Como resultado, Clevenger cree que hay cierta tensión entre el FBI y la NSA.

Como se recordará, el almirante Mike Rogers trató de cerrar el acceso del FBI a la base de datos de la NSA en 2016 (mientras se desempeñaba como director de la NSA) después de enterarse de que los contratistas del FBI estaban buscando ilegalmente en la base de datos. En The Conservative Treehouse, Sundance ha construido un caso sólido de que los contratistas del FBI estaban explotando la base de datos de la NSA para la investigación de la oposición de los enemigos políticos (ver también aquí y aquí y aquí). Uno de los contratistas con acceso a la base de datos de la NSA, por ejemplo, parece ser Fusion GPS, que ayudó a Christopher Steele a producir el infame expediente de “colusión rusa”. De hecho, parece que uno de los errores en el informe de Steele, es decir, que el abogado personal del presidente Trump, Michael Cohen, hizo un viaje a Praga, fue el resultado de una búsqueda ilegal en la base de datos de la NSA (que produjo registros de viajes para el “Michael Cohen” equivocado).

Dada la historia de animosidad entre el FBI y la NSA sobre el mal uso de la base de datos, no puedo dejar de preguntarme si la NSA está recibiendo un golpe del FBI al proporcionar preventivamente los registros que el FBI se negó a presentar, es decir, los registros de la vigilancia ilegal en curso del FBI sobre los ciudadanos estadounidenses. El FBI es francamente peligroso, y quizás algunos patriotas de la NSA lo reconozcan. Considere, por ejemplo, la creciente evidencia de que el FBI no solo se infiltró sino que ayudó a orquestar la “insurrección” del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos…

…Hablando de argucias del FBI, lea el post de hoy en The Gateway Pundit sobre los intentos del FBI de ocultar documentos relacionados con el fiasco de Wikileaks. Y considere esta reciente presentación judicial sobre los continuos intentos del FBI de ocultar registros sobre el empleado asesinado del DNC Seth Rich (el FBI ha llegado a mentir a los tribunales federales). Tucker Carlson tiene razón sobre el FBI: es sucio, sucio, sucio, y puede ser la mayor amenaza para nuestras libertades individuales.

Ahora sabemos sin lugar a dudas que el FBI vigila a miles de estadounidenses, se infiltra en numerosas organizaciones de Estados Unidos y acusa a personas inocentes de delitos.

Bruce Pie – BLes.com