Redacción BLes– Vietnamitas estadounidenses, miembros de la comunidad tibetana y taiwaneses se unieron con un grupo de ciudadanos de origen indio en una manifestación pacífica contra los abusos del régimen chino hacia distintas minorías. El evento se realizó fuera del Capitolio el pasado domingo por la tarde y no se registró ningún tipo de incidente. 

La concentración contó con un conjunto multiétnico de participantes, todos con máscaras de protección y respetando la distancia social. La mayoría sostenían carteles que hacían referencia a distintos reclamos contra el régimen chino y las atrocidades en materia de derechos humanos que realiza el Partido Comunista Chino, principalmente contra los uigures, tibetanos y otras minorías étnicas. 

Según la nota publicada por BreitBar, el evento fue principalmente organizado por el grupo Overseas Friends of BJP USA, aliado al Partido Nacionalista hindú Bharatiya Janata, que gobierna actualmente.

Los reclamos de los distintos sectores que convergieron el domingo, tenían como factor común, denunciar los atropellos en materia de Derechos Humanos por parte del régimen chino, y solicitar a Estados Unidos que continúe con sus esfuerzos de hacer frente al avance de los mismos.

Desde el enfrentamiento de Galwan (frontera entre India y China) entre tropas indias y miembros del Ejército de Liberación Popular (ELP) a mediados de junio, estallaron protestas contra el régimen chino en varias ciudades del mundo incluidas Nueva York, Los Ángeles y Atlanta. Pero la de éste domingo fue significativamente más importante al haber incluido también manifestantes de otros países y etnias que también padecen los abusos opresivos por parte del régimen chino.

Los manifestantes creen que a pesar de que la campaña de “boicot a China” ya ha tenido más éxito de lo previsto, todavía queda mucho por hacer. También enfatizaron que la protesta no es contra el pueblo de China, sino contra el Partido Comunista Chino.

Según informó el periódico indio Times of India, Adapa Prasad, un líder comunitario que estuvo al frente de la organización de la protesta, describió a China como ‘una nación en expedición’, para apoderarse de las tierras de otras naciones y culturas. También aseguró que tiene política expansionista, además de robar, mentir y traicionar por la espalda a sus propios vecinos, incluida India y Vietnam (antiguo aliado político).

China está tratando agresivamente de robarle la tierra a la tierra a la India en Ladakh, Arunachal Pradesh. Están intimidando a Bután. También han afirmado que las montañas de Tayikistán les pertenecen. Vietnam, Malasia, Japón, Rusia también son víctimas de las políticas expansionistas de China”, dijo Prasad.

 El activista vietnamita Matt Truong expresó: “Con todos los vietnamitas que vinieron a los Estados Unidos debido al comunismo … cuando me invitaron … dije que tenía que venir, y en el futuro, también invitaré a las comunidades vietnamitas más grandes … nuestra amenaza común es el comunismo, no el pueblo chino, el comunismo”, informó BreitBar.

Uno de los reclamos más populares es el de los abusos contra el pueblo uigur del Turkestán Oriental, quienes están sufriendo atrocidades extremas en materia de derechos humanos. Actualmente, el gobierno de Estados Unidos cree que el Partido Comunista mantiene entre 1 y 3 millones de uigures étnicos en campos de concentración en todo Xinjiang, lo que los obliga a adorar al dictador Xi Jinping, abandonar su fe islámica y dedicarse al trabajo esclavo.

En Hong Kong, un territorio que está luchando para mantener su autonomía, la que ha sido socavada por el régimen chino, tras aprobar recientemente la llamada ley de “seguridad nacional” que hace esencialmente ilegal toda disidencia contra el comunismo. Los culpables de delitos como “subvertir el poder del Estado” o pensamientos “separatistas” enfrentan un mínimo de una década en prisión. 

Es un movimiento en crecimiento y queremos que nuestros conciudadanos se hagan eco del sentimiento”, dijo el presidente de la FIA (Federación de Asociaciones Indias), Ankur Vaidya, a Breitbart News. “Creemos firmemente que China está ganando una tracción metódica en su imparable codicia de hacer lo que sea necesario para derrocarnos”.

Entre los reclamos a los que régimen chino aún debe dar explicaciones al mundo, se encuentra el de la persecución a los practicantes de Falun Dafa o Falun Gong. La cual fue descrita como una campaña ateísta ordenada por el Partido Comunista Chino, y liderado por la oficina 610, un grupo de tareas especial extra constitucional, creado específicamente para exterminar a los practicantes de Falun Dafa. 

La campaña se centra en la implementación de un sistema de propaganda ateo y de desprestigio hacia Falun Dafa, un sistema de conversión ideológica y reeducación forzada y una variedad de medidas coercitivas ilegales, como detenciones arbitrarias, trabajo forzado, tortura física, sustracción forzada de órganos y muerte.

Andrés Vacca – BLes.com