Redacción BLesLuego de que el jefe interino de la Policía del Capitolio de Estados Unidos, Yogananda Pittman, instó a los congresistas a construir un vallado permanente alrededor del Capitolio, y a aumentar el personal de seguridad surgió un gran debate que incluye indignación y tristeza de los ciudadanos.

Así lo expresó uno de ellos a través de Twitter, Matt Stoller, para quien la medida resulta indignante, según uno de sus tuits del 28 de enero.

Por su parte la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que “el enemigo está dentro” de la Cámara, y que por eso se necesitarán más fondos para seguridad.

“Significa que tenemos miembros del Congreso que quieren llevar armas al hemiciclo y que han amenazado con violencia a otros miembros del Congreso”, amplió Pelosi, lo que no justificaría un muro permanente.

No obstante, el Departamento de Seguridad Nacional no citó amenazas específicas en su boletín, emitido el 27 de enero, pero dijo que algunos “extremistas violentos domésticos” podrían sentirse envalentonados por los disturbios en el Capitolio, según Reuters.

Le recomendamos:

Como medida de seguridad adicional se instaló un detector de metales, lo que también indignó a algunos de los legisladores, informó Reuters.

La valla actual de 2.4 metros se instaló para prevenir algún tipo de ataque no determinado antes de la toma de posesión de Biden, el 20 de enero, y se llamaron más de 20.000 soldados de la Guardia Nacional.

Varios miles de ellos continuarán allí hasta marzo, generando cuestionamientos de algunos legisladores, quienes solicitaron explicaciones por lo que sería una extralimitación de las normas por las que se llama a los guardias.

La periodista Kasie Hunt también intervino en la polémica y consideró que con la valla permanente se pierde mucho simbólicamente, de acuerdo con una serie de tuits del 28 de enero. 

“Ahora mismo, el complejo del Capitolio está diseñado para ser accesible a los estadounidenses. Hay un césped en la parte delantera donde los padres locales llevan a sus hijos a pasear en trineo”, escribió Hunt.

En este marco describió otras opciones que tienen los ciudadanos de disfrutar de los alrededores de las instalaciones, incluyendo su derecho a ir a las oficinas a presionar por un mejor cumplimiento de la Constitución.

Incluso ha habido protestas dentro de las salas de audiencias, protagonizadas por personas que ingresaron legalmente, aunque hubieran sido detenidas adentro.

“Pero incluso una simple valla alrededor del propio Capitolio cambiaría drásticamente el carácter democrático del edificio, la naturaleza del vecindario circundante y, realmente, enviaría un duro mensaje al mundo sobre la democracia estadounidense”, agregó Hunt.

Ese mensaje sería amenazante, y aún más si se dejan los alambres de púas encima, dijo Hunt.

Para otra de las usuarias, las barreras alrededor del Capitolio son muy tristes.

“Esperaba que una de las primeras acciones simbólicas de la administración Biden fuera la eliminación de las barreras. Es muy triste”, tuiteó la usuaria @Terri9365

Mientras tanto, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, comentó que se reunió con el expresidente, Donald Trump, para planear la estrategia ganadora en las elecciones del 2022.

“Por el bien de nuestro país, hay que detener la agenda radical demócrata”, dijo McCarthty, luego de anunciar: “Unidos y listos para ganar en el 22”, sintetizando así el objetivo de la reunión que tuvo lugar en Mar-a-lago, la sede de Trump en Palm Beach, Florida.

José Hermosa – BLes.com