Redacción BLesLos Boys Scouts of America (BSA) se enfrentan a más de 88.000 denuncias por abuso sexual contra líderes de la organización, según reportes de varios medios de comunicación estadounidenses.

La impactante cifra aparece tras el cierre de la fecha límite, que era el lunes 16 de noviembre, que había dictaminado la justicia para que las víctimas pudieran presentar sus denuncias.

A partir de ahora, la justicia investigará los casos, según lo estipulado a comienzos de este año por un tribunal del estado de Delaware, cuando BSA declaró la bancarrota en un intento de sobrevivir a la oleada de denuncias.

Christopher Hurley, socio gerente de un bufete de abogados que representa a 4.000 sobrevivientes de abuso sexual infantil que dicen que fueron víctimas mientras participaban en los Boy Scouts, precisó a The Christian Post que hay más de 88.500 víctimas que han realizado presentaciones ante los tribunales. 

Le recomendamos:

“Sabíamos que el problema era grave y sabíamos que la organización Boy Scout lo había descuidado durante demasiado tiempo. Pero con 88.500 víctimas, la amplitud y profundidad del problema ahora se siente abrumadora”, expresó Hurley en un comunicado.

“He representado a personas heridas trágicamente durante 36 años, pero la cantidad de hombres solitarios y destrozados que he conocido en los últimos seis meses ha tenido un profundo impacto en mí personalmente”, relató.

El abogado, oriundo de la ciudad de Chicago, añadió: “Admiro su coraje por presentarse y su voluntad de compartir su dolor para que lo que les pasó nunca le pase a otro niño”.

En un comunicado, BSA señaló que está “devastada por el número de vidas afectadas por el abuso pasado”, y afirmó que por ello han iniciado un proceso accesible para que los supervivientes puedan reclamar una compensación.

Los Boy Scouts se fundaron en 1910 y se expandieron tras la difusión de los valores de la organización: “Patriotismo, valentía e independencia”. Según la organización, más de 130 millones de jóvenes han pasado por sus programas a lo largo de estos más de 100 años.

De acuerdo a Daily Caller, BSA tiene alrededor de 2,2 millones de miembros. Sin embargo, en los últimos años, la membresía ha ido disminuyendo a tal punto que, según la periodista Elizabeth Louise, la organización debió permitir el ingreso de chicas, posiblemente para aumentar la cantidad de miembros.

La avalancha de demandas supone una tarea monumental para el caso de bancarrota, con el que los Boy Scouts pretenden reorganizarse y estructurar un fondo de compensación para sus víctimas.

Según la declaración de bancarrota de la organización, BSA posee bienes por un valor de 1.000 millones de dólares, pero también cuenta con una red de consejos locales que a su vez poseen cientos de campamentos y otras propiedades en todo el territorio estadounidense. Estos establecimientos generalmente se encuentran en las orillas de lagos o en valles, donde los jóvenes reciben formación en habilidades de exploración.

Miguel Díaz– BLes.com