Redacción BLesUn nuevo y polémico proyecto de ley se debatirá en el controvertido Parlamento de Hong Kong, el cual pretende establecer penas de hasta tres años y miles de dólares de multas para los responsables de producciones cinematográficas que pregonen “la subversión, la secesión y el terrorismo”.

Presionados por las autoridades del Partido Comunista Chino (PCCh), los funcionarios de Hong Kong se disponen a reforzar la censura de las producciones cinematográficas, restringiendo aún más las películas que se pueden distribuir y emitir en la ciudad, reportó AP News.

Las autoridades de Hong Kong dijeron el martes que planean enmendar una ley ya existente de censura cinematográfica que de aprobarse prohibiría la proyección de películas consideradas “contrarias a la seguridad nacional”.

El concepto de “contrario a la seguridad nacional”, resulta muy abarcativo y el PCCh en reiteradas ocasiones lo ha utilizado como excusa para reprimir ideales, religiones, disidentes políticos o simplemente a personas que se encuentran en contra del régimen comunista chino. 

Entre las enmiendas que podrían aplicarse desde la semana próxima a la Ley de Censura (Film Censorship Ordinance), se consideran una serie de medidas, entre ellas, mayores poderes para el secretario general, que ahora podrá prohibir producciones previamente aprobadas y nuevos proyectos que considere desde su subjetividad una “amenaza” para la seguridad nacional.

Incluyen también un aumento de hasta un máximo de tres años de prisión y alrededor de 128.000 dólares de multa por la transmisión pública de películas, series de televisión u otro tipo de producciones que no hayan recibido autorización.

Las modificaciones están planteadas en el contexto de la controvertida Ley de Seguridad Nacional que impuso Beijing el año pasado para reprimir las protestas de los movimientos en favor de la democracia y contra el PCCh, en una perspectiva de creciente censura.

El secretario de Comercio y Desarrollo Económico Edward Yau de Hong Kong señaló que: “Las enmiendas son sencillas y directas. El objetivo es consolidar nuestra base legal para la censura cinematográfica, a fin de prevenir situaciones contrarias a la seguridad nacional”, reportó el South China Morning Post (SCMP).

 

Le recomendamos: El miedo es la estrategia del demonio: valiente discurso de un sacerdote sobre el manejo de la pandemia

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El polémico proyecto también intervendría en producciones cinematográficas pasadas, lo que podría atentar contra varios clásicos del cine occidental y asiático, que desaparecerían del cine y de los alquileres de películas.

Especialistas, productores y comentaristas han expresado su preocupación por los efectos que generaría la imposición de las reformas en la industria cinematográfica. Las restricciones a la creatividad y a la libertad de expresión marcarían el final de Hong Kong como el lugar que alguna vez se consideró como el “Hollywood del Lejano Oriente”.

La Ley de Seguridad Nacional, fue utilizada por el PCCh para penetrar en todos los ambientes de la vida cotidiana de los hongkoneses, imponiendo sus normas en todo tipo de instituciones, desde la educación, la salud, la política y ahora también el arte cinematográfico. 

Miles de ciudadanos hongkoneses han sido detenidos desde que se impuso la ley y tantos otros han decidido abandonar la isla por temor a recibir represalias por parte del régimen comunista. 

Hong Kong está experimentando un éxodo histórico de sus habitantes, las estadísticas públicas indicaron recientemente que su población ha disminuido en un 1,2% durante el último año. El control, la represión y la limitación de libertades que el PCCh está imponiendo desde que impuso la Ley de Seguridad Nacional serían la principal causa del abandono masivo, reportó el SCMP.

Andrés Vacca – BLes.com