Redacción BLesLos legisladores de Hong Kong aprobaron esta semana un proyecto de ley destinado a endurecer la ley de censura cinematográfica de Hong Kong y el contenido televisivo. Con la nueva normativa se implementarán penas de hasta tres años y miles de dólares en multas para los responsables de reproducciones que pregonen “la subversión, la secesión y el terrorismo”.

Acorde a lo reportado por el medio South China Morning Post (SCMP), la nueva legislación autoriza a los funcionarios de la ciudad a prohibir las producciones que socavan la seguridad nacional, según los parámetros establecidos por el Partido Comunista Chino (PCCh).

El polémico proyecto también intervendría en producciones cinematográficas pasadas, lo que podría atentar contra varios clásicos del cine occidental y asiático, que desaparecerían del cine y de los alquileres de películas.

Si bien el ministro responsable de coordinar la nueva legislación dijo en una reunión del Consejo Legislativo el miércoles que las nuevas reglas no socavarán la industria cinematográfica, los críticos y opositores expresaron su temor respecto a que la creatividad y la libertad de expresión se vean afectadas.

Otro de los cambios que implica la nueva normativa, es que se permitirá al gobierno extender el período de investigación de las producciones de las dos semanas habituales a 28 días para que los observadores puedan buscar asesoramiento legal antes de tomar una decisión respecto a la aprobación o no de reproducir públicamente determinado contenido.

Las proyecciones no autorizadas podrían resultar en una sentencia de cárcel de hasta tres años, en lugar de dos como era antiguamente, y una multa de 1 millón de dólares de Hong Kong, equivalente a 128.570 dólares estadounidenses, en virtud de los cambios de la Ordenanza de censura cinematográfica contra la producción de contenido “contrario a la seguridad nacional”.

El concepto de “contrario a la seguridad nacional”, resulta muy abarcativo y el PCCh lo utiliza frecuentemente como excusa para reprimir ideales, religiones, disidentes políticos o simplemente a personas que se encuentran en contra del régimen comunista chino. 

Las modificaciones están planteadas en el contexto de la controvertida Ley de Seguridad Nacional que impuso Beijing el año pasado para reprimir las protestas de los movimientos en favor de la democracia y contra el PCCh, en una perspectiva de creciente censura.

La Ley de Seguridad Nacional, fue utilizada por el PCCh para penetrar en todos los ámbitos de la vida cotidiana de los hongkoneses, imponiendo sus normas en todo tipo de instituciones, desde la educación, la salud, la política y ahora también el arte cinematográfico. 

Miles de ciudadanos hongkoneses han sido detenidos desde que se impuso la ley y tantos otros han decidido abandonar la isla por temor a recibir represalias por parte del régimen comunista. 

Hong Kong está experimentando un éxodo histórico de sus habitantes, las estadísticas públicas indicaron recientemente que su población ha disminuido en un 1,2% durante el último año. El control, la represión y la limitación de libertades que el PCCh está imponiendo desde que impuso la Ley de Seguridad Nacional serían la principal causa del abandono masivo, reportó el SCMP.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.