La excandidata presidencial teme al poder de los medios conservadores. Así lo manifestó en una entrevista concedida a The Atlantic, un medio de la izquierda “progresista” de EEUU

El miedo a la libertad de expresión parece aflorar en algunos dirigentes del Partido Demócrata. Recientes declaraciones de Hillary Clinton demuestran que existe la intención de extender el control a la información más allá de las restricciones que ya imponen las redes sociales, en su mayoría alineadas con la agenda «progresista» que promueven los demócratas. Ahora advierte sobre el «peligro» de los medios conservadores.

La excandidata a la Presidencia de Estados Unidos y dos veces primera dama teme a los próximos movimientos del Partido Republicano. A la mujer que fue secretaria de Estado de Barack Obama le preocupa que las “conspiraciones de los 90 nos hayan llevado al borde del abismo».

«Siempre ha habido una especie de racha paranoica en la política estadounidense», dijo Hillary Clinton en una entrevista concedida a The Atlantic, un medio con una línea editorial inclinada a la izquierda “progresista”.

Su advertencia va más allá, al afirmar que “nunca se le dio tal voz, tal plataforma, ni tuvo tanto dinero detrás hasta que vimos el surgimiento de las voces radiales de derecha como Rush Limbaugh y vimos el surgimiento de Fox News. Y luego, por supuesto, Internet simplemente lo puso en esteroides».

La referencia a los esteroides es una forma de decir que se intensificó o se potenció. En vista de que la prensa es el cuarto poder, los comentarios de Hillary Clinton, siendo una de las mujeres más influyentes en el partido de gobierno, constituyen una amenaza al libre ejercicio ciudadano.

A la vez evidencia cómo y cuánto peligra la narrativa que pretende(n) imponer. Los demócratas parecen sentirse amedrentados por el surgimiento de medios que cuestionan el discurso oficial, a pesar de que la mayor parte de la prensa estadounidense está a su servicio.

Cerrar los caminos a los republicanos

Por medio de la siguiente declaración evidencia el riesgo que estaría percibiendo el Partido Demócrata: «Es una crisis existencial… porque no tengo ninguna duda de que el plan del otro lado es volver a ganar la presidencia, ganen o no el voto popular y el Colegio Electoral».

Las declaraciones de Clinton apuntan a los gigantes tecnológicos por haber facilitado el surgimiento de «teorías de conspiración» y por haberle dado a los republicanos una oportunidad para explotar el miedo y la sospecha en la búsqueda de tomar el poder político de forma permanente.

La libertad es un fundamento primordial de la identidad estadounidense. Como consecuencia, sus ciudadanos rechazan el control, sobre todo si limita la libertad de expresión.

La intención de poner fin al “filibuster”

Pero no termina ahí. En la misma entrevista, Hillary Clinton dijo que respalda poner fin al “filibuster”, un recurso que permite a los legisladores irrumpir una sesión parlamentaria para postergar su aprobación. Clinton alega que los republicanos no respetan el Estado de derecho, cuando ella está proponiendo abolir un recurso legal.

Ahora que el partido de gobierno también tienen mayoría en ambas cámaras del Congreso, el filibuster ha sido un recurso vital para frenar propuestas del oficialismo y someterlas a un debate más profundo que requiera aprobación por mayoría calificada y no una mayoría simple que aplastaría siempre a la oposición.

Alegando el respeto a la ley y el miedo al extremismo republicano, Hillary Clinton expone sus intenciones –y las de su partido– de pretender un mayor control sobre la difusión de información, acercándose a un autoritarismo en el que se le niega a la disidencia enfrentar al poder de turno; lo opuesto a la esencia con la cual fue fundado Estados Unidos de América.

Mamela Fiallo Flor – Panam Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.