Recibió entrenamiento militar en Cuba en la década de los años 60 cuando conoció al Che Guevara. A su vez, fue fundador del ELN y se reunió con un cabecilla de Sendero Luminoso

El radicalismo comienza a marcar el norte dentro del nuevo gobierno de Pedro Castillo. Apenas juramentó a sus ministros, comenzaron a surgir los antecedentes sobre algunos de ellos. Héctor Béjar, titular del Ministerio de Relaciones Exteriores tiene un expediente plagado de experiencias con el adoctrinamiento comunista que lo llevó hasta Cuba para formar parte de la guerrilla del Che Guevara y Fidel Castro.

El perfil de Béjar, junto al de Guido Bellido —presidente del Consejo de Ministros (PCM)— asoman el tipo de gobierno planificado desde la directiva de Perú Libre, riendas que lleva Vladimir Cerrón, el otro político peruano educado en la isla caribeña. Castillo quiso desligarse de sus políticas de extrema izquierda días antes de las elecciones presidenciales. Dijo tener un plan alternativo mucho más «moderado» respecto al manual marxista escrito por Cerrón, aunque en la práctica parece que no será así.

«En Sudamérica y en especial en el Perú, Fidel obviamente marcó a toda una generación que todavía está activa», declaró anteriormente al canal Telesur cuando transmitían un análisis sobre el fallecido precursor del comunismo cubano.

Héctor Béjar estuvo codo a codo con el Che Guevara para el año 1962, también participó en la fundación del Ejército de Liberación Nacional (ELN), grupo terrorista involucrado en narcotráfico, minería ilegal, secuestros y reclutamientos forzados en varios países de la región.

Nexos con el terrorismo

Tenía 27 años cuando viajó a Cuba para recibir entrenamiento militar, allí conoció a sus mentores. Cuando regresó a su país natal se unió al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Era un proselitismo incipiente que se consolidó con la organización de la guerrilla «Javier Heraud» en Bolivia en 1964. Luego regresó a la isla para «reorganizar» al ELN. Dos años más tarde, fue detenido en Lima y condenado por sedición. Una amnistía otorgada en 1970 lo dejó en libertad.

En suspenso está la manera en cómo Héctor Béjar gestionará la política exterior del país, sobre todo respecto a Venezuela, país interesado en el resurgimiento de la izquierda en los gobiernos del hemisferio. Luego de ser designado en su nuevo cargo, Béjar recibió al canciller chavista Jorge Arreaza.

También le recomendamos: Nuevas revelaciones: Hugo Chávez quizás no murió como se cree (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

«Abordamos la recuperación de nuestras relaciones integrales, el comercio, políticas de atención a las migrantes y la necesidad de reforzar los mecanismos de unión en Nuestra América», escribió el funcionario de Nicolás Maduro en Twitter.

Pero los antecedentes del ministro peruano y también sociólogo no terminan allí. Él mismo contó de su reunión con el terrorista Abimael Guzmán, cabecilla de Sendero Luminoso en los años 60 en un libro de su autoría titulado «Retorno a la guerrilla». Este líder guerrillero está actualmente en la Base Naval del Callao sentenciado a cadena perpetua por terrorismo de Estado.

Críticas al nuevo gabinete

Mientras tanto, sobre Pedro Castillo están lloviendo críticas por la elección de su gabinete, presuntamente nombrado bajo presiones de los integrantes extremistas del partido Perú Libre. La Asociación Civil Transparencia, expresó que el nombramiento de Guido Bellido como jefe de ministros «produce tensión en un momento que demanda consensos para atender las urgencias del país y de condiciones para discutir democráticamente las propuestas del gobierno».

Por su parte, el diario El Comercio, señaló que Bellido lleva al Gobierno de Castillo «vicios antidemocráticos» por su defensa de que Cuba es una «democracia» y preside un Ejecutivo plagado de «improvisación» y que «empezó defraudando», replicó la agencia EFE.

El diario Expreso advirtió lo que puede ocurrir con el nombramiento de Bellido y un posible roce con el Congreso. El objetivo, sería que la instancia legislativa «no le dé el voto de confianza» al nuevo gabinete. Motivo que serviría para cerrar el Parlamento y «gobernar con decretos de urgencia».

Oriana Rivas – Panampost.com