Redacción BLes – Antes de asumir una candidatura presidencial para las elecciones del 2020, el exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, terminó su mandato en medio de críticas por asumir una postura contraproducente frente a distintas problemáticas sociales, como en lo que respecta al uso y porte de drogas ilícitas.

Ahora las voces inconformes de distintos habitantes de South Bend se han hecho notar cuestionando varios aspectos de la gestión del joven exalcalde demócrata, resaltando su falta de compromiso con el crecimiento y funcionamiento de la ciudad, todo ello de cara a las elecciones presidenciales de este año.

Michelle Burger, una mujer de 42 años que habita en el lado oeste de South Bend dijo: “Si él es el próximo presidente, temo por nuestro país. No podía manejar nuestra ciudad. ¿Cómo puede dirigir Estados Unidos?”

“Mira todo el crimen, no hizo nada al respecto. Mira nuestra calidad de vida. Si se convierte en presidente, Estados Unidos se convertirá en un gran South Bend: un sumidero gigante. Estaremos en una nueva depresión”, añadió Burger, según The New York Post.

Cornish Miller, otro residente del lado oeste de la ciudad calificó al exalcalde con un puntaje de 2 en una escala de 1 al 10. “Buttigieg habló sobre todas las mejoras que hizo, pero apenas hizo mella”, expresó.

“El West Side es la parte más descuidada de la ciudad. La calle en la que vivo es la única calle por aquí que tiene luces. Eso es porque somos una puerta de entrada a Notre Dame”, agregó el hombre de 62 años.

Como indica el medio antes citado, según datos del FBI, los crímenes violentos aumentaron de 622 en 2012, su primer año, a 1.088 en 2018.

De acuerdo con el reverendo Sylvester Williams de la Unión Cristiana Interreligiosa, “tuvimos un número récord de homicidios durante su tiempo como alcalde, y no parecía que sintiera las necesidades psicológicas, emocionales y espirituales de la gente”.

Por su parte, el sheriff Grady Judd del condado de Polk en Florida, criticó la postura del alcalde al demostrar su compromiso de legalizar narcóticos como la metanfetamina, la coca y el éxtasis.

“Está garantizando más drogadictos, está garantizando más delitos, y está garantizando menos ayuda porque no tenemos suficientes servicios para aquellos que son adictos a los delitos ahora y va a crear más adicción”, señaló Judd.

Buttigieg del mismo modo ha sido criticado por su postura radical sobre el aborto, indicando que debería ser legal y sin restricciones hasta el nacimiento.

El exalcalde de South Bend quien apoya que los contribuyentes financien el aborto se ha mostrado a favor de la derogación de la enmienda Hyde, la cual bloquea los fondos federales de Medicaid para abortos aprobados en 1976.

Como señala el New York Post, Buttigieg y sus partidarios se atribuyen la ejecución de grandes proyectos, tales como la construcción de nuevos hoteles, restaurantes y apartamentos que han impulsado el empleo así como la base impositiva de la cuarta ciudad más grande de Indiana.

Por otro lado, sostienen que el hoy exalcalde también contribuyó a la infraestructura de la ciudad rediseñando parques y renovando el tráfico con un plan de “calles inteligentes” amigables para peatones de 21 millones que redujo los límites de velocidad, así como también la creación de intersecciones indirectas y la plantación de árboles.

No obstante las medidas del joven exalcalde también tiene sus detractores. El presidente del Partido Republicano de Indiana, Kyle Hupfer, llegó a decir que si bien Buttigieg había tenido algunas victorias en el desarrollo económico”, en realidad tuvo “poco, si algo, que ver con eso”.

“Me pareció irónico que cuando anunció su candidatura presidencial , lo hizo frente al edificio 84 de Studebaker, que había estado vacante desde 1963 (…) Pero fueron $ 3.5 millones del entonces gobierno. La Iniciativa de Ciudades Regionales de Mike Pence fue la que impulsó ese proyecto”, dijo Hupfer.

El presidente del Partido Republicano de Indiana también hizo mención de una encuesta oficial comunitaria del 2018 en South Bend en donde sólo el 29% de los encuestados estuvo de acuerdo con que la ciudad tenía una “economía fuerte e inclusiva”, mientras que el 51% se mostró neutral o en insatisfecho con la “sensación de seguridad” en su vecindarios.

“Si no se sienten seguros y protegidos, es difícil lograr que las personas se muden allí, es difícil lograr que las personas vivan allí, y es difícil conseguir empleos para crecer allí”, añadió Hupfer.

También está el tema de la comunidad afroamericana en el estado de South Bend, la cual vive bajo una constante desigualdad económica, según un informe de Prosperity Now.

La desigualdad racial ha sido un tema que logró representar un desafío para Buttigieg, dado que desde su posesión como alcalde despidió al primer jefe negro de policía de la ciudad.

Además, como señala The New York Post, de 2012 a 2018 el número de policías negros se redujo casi a la mitad, de 29 a 15, en comparación con más de 200 uniformados blancos.

Entre tanto, durante un programa de radio local llamado Real Talk, fue anunciado un tiroteo que se llevó a cabo en junio del 2019 frente a un bar llamado Kelly’s Pub en donde 10 personas resultaron heridas y una perdió la vida, todas ellas de ascendencia afroamericana.

El incidente generó indignación por parte de la comunidad, que tras convocar a unos 100 ciudadanos molestos, terminó por forzar el cierre de un hospital local.

Así mismo, la respuesta insensible de Buttigieg ante los eventos desencadenados generó aún más controversia. “Ni una sola vez trató de traer algún nivel de compasión o simpatía”, señaló el reverendo Williams.

La falta de vivienda también ha sido un problemática que se ha mantenido vigente en la ciudad, de acuerdo con John Shafer, fundador de la organización sin fines de lucro para personas sin hogar Michiana Five, se estima que hay alrededor de 500 vagabundos en South Bend.

Según Schafer, Buttigieg siempre hablo como si estuviera a favor de las personas sin hogar, cuando la realidad era otra, señalando que incluso llegó a dar órdenes al personal de saneamiento y a los policías para que destruyeran el campamento bajo el viaducto de Main Street en 2017.

“Siento que no le importó. También siento que no podía relacionarse con las personas sin hogar. Y simplemente no era una de sus prioridades”, añadió Schafer.

Te puede interesar: ¿Por qué el primer año de la presidencia de Donald Trump es considerado un hito histórico?

videoinfo__video2.bles.com||b6284fcbc__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.