Ecuador da un completo giro hacia la derecha con la asunción de Lasso como su 47avo Presidente, anunciando en su primer discurso su compromiso en defender la democracia, la separación de poderes y una apertura económica del país al libre mercado.

Este lunes por la mañana, el banquero, empresario y político liberal Guillermo Lasso hizo historia y fue juramentado como nuevo Presidente de Ecuador.

La toma de posesión se llevó a cabo en la Asamblea Nacional, en Quito, y fue presidida por la recién electa presidente del órgano legislativo, Guadalupe Llori, del movimiento indigenista Pachakutik, cuya designación fue apoyada por Lasso para bloquear al correísmo.

Dicha ceremonia contó con la presencia de importantes invitados del ámbito local e internacional, entre ellos, el rey Felipe VI de España; los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; Haití, Jovenel Moise; y República Dominicana, Luis Abinader; el vicepresidente paraguayo, Hugo Velásquez, cancilleres de varios países y otros representantes de alto perfil. Lacalle Pou debió cancelar su

El nuevo Presidente de Ecuador inició su discurso con un tono esperanzador, asegurando que a partir de este día, inicia una nueva etapa en Ecuador, con un Gobierno cuya responsabilidad será la de guiar al país hacia un nuevo siglo de republicanismo democrático, “olvidado por los anteriores”.

En ese sentido, cuestionó las acciones del correísmo durante los últimos 14 años, señalando que “recibirá un país con históricos niveles de desempleo, desnutrición y corrupción, que ha deslumbrado por su incapacidad para afrontar la pandemia, y que ha olvidado a la juventud, al sector rural, a las mujeres y a los jubilados”.

“[Los correístas] Traicionaron nuestros principios fundacionales y cedieron a la tentación autoritaria. Se dedicaron al obsceno culto del caudillo [Rafael Correa], aquel “mesías” que supuestamente todo lo sabe. Un iluminado que actúa y piensa por todos, que tiene todas las preguntas y todas las respuestas”, expresó Lasso.

Lasso también prometió mantenerse fiel a los estrictos márgenes que dictan las leyes ecuatorianas, y a recuperar la democracia del país y dejar de acumular mayor poder en la figura del Presidente de la República, tal y como lo hizo Rafael Correa.

Es por eso que afirmó que no se perseguirá a nadie durante su gestión, y que tampoco se buscará intervenir desde el Poder Ejecutivo a los órganos de justicia.

No obstante, el mandatario expresó que “esto no significa que habrá impunidad”, en alusión a los casos de corrupción durante la etapa correísta, en donde varios involucrados han sido encarcelados, y otros se mantienen prófugos de la justicia, entre ellos, el mismo Correa.

“No perseguiremos a nadie. No callaremos a nadie. Gobernaremos para todos. Esto significa no gobernar a favor de un sector privilegiado, pero tampoco en contra de nadie. Tengan la opinión que tengan, hagan la crítica que hagan”, agregó.

Finalmente, el mandatario hizo referencia al equilibrio que debe convivir entre el crecimiento económico y la “justicia social”, además de mencionar “la lucha permanente por la igualdad de género” y la erradicación del hambre, especialmente la desnutrición infantil.

Mientras tanto, en materia comercial, el nuevo mandatario del Ecuador declaró que “el país abrirá sus puertas al comercio mundial: A la Alianza del Pacífico, a tratados de libre comercio con los aliados más importantes de Ecuador”, y a su vez, luchará por la implementación de un comercio libre y justo.

Con respecto al tema sanitario, Lasso criticó a Lenín Moreno por su gestión de la pandemia, la cual es recordada por los constantes casos de corrupción y de la ineficiencia de los personajes que lideraron el Ministerio de Salud.

Ante esto, el mandatario ha considerado como “prioritario” el tema de la vacunación, para arrancar “lo más pronto posible” con la reactivación económica y la apertura de negocios.

De esta forma, Guillermo Lasso inicia su mandato con altas expectativas entre la sociedad ecuatoriana. Los miembros de su gabinete, los cuales son un grupo heterogéneo de políticos de distintas ideologías, desde socialdemócratas y progresistas hasta liberales de derecha, deberán desempeñar un papel significativo para lograr éxitos en materia social y económica.

También le recomendamos: El SECRETO de TESLA para crear sus MEJORES INVENTOS

Ad will display in 09 seconds

Es en este último punto en donde el mandatario ha demostrado su intención de mejorar la eficiencia de algunos servicios, los cuales se encuentran en manos del Estado, reportando pérdidas millonarias.

La noche anterior a la investidura, el ahora Presidente anunció durante la celebración del Foro Iberoamericano “Desafíos de la Libertad” la decisión de privatizar 3 refinerías, todas las rutas nacionales, la telefónica estatal Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) y otros recursos como el sector minero.

Además, anunció la venta del Banco del Pacífico, a través de un concurso para inversionistas internacionales, ante la negativa de venderlo al banco más grande del Ecuador, según reportes de El Universo, y así evitar la creación de un monopolio en el sector.

Julio Layana para Derechadiario.com.ar