Redacción BLes – De acuerdo con una nueva demanda impuesta contra Google, las aplicaciones desarrolladas por la compañía siguen teniendo la capacidad de registrar los datos de los usuarios aún cuando estos siguen los pasos en la configuración para que no se almacene la información.

La demanda fue presentada por un grupo de consumidores individuales a través del bufete de abogados Boies Schiller Flexner. De acuerdo con Reuters, los clientes de la firma también incluyeron en la demanda a otros competidores como Facebook Inc. y Oracle Corp.

La acción legal fue presentada en un tribunal de distrito de los Estados Unidos en San José, California. En éste se acusó a Google, filial de Alphabet, por violar la ley federal de escuchas así como la ley de privacidad del estado, argumentando que la compañía registra lo que los usuarios ven en las noticias, llamadas y otro tipo de aplicaciones aún cuando se ha desactivado el monitoreo, indica Reuters.

La recopilación que hace Google de la información se lleva a cabo a través de Firebase, que es un conjunto de softwares bien conocido entre los desarrolladores de aplicaciones para almacenar datos, entregar notificaciones y anuncios, y rastrear fallas y clics. Firebase opera de manera oculta en aplicaciones.

“Incluso cuando los consumidores siguen las propias instrucciones de Google y desactivan el seguimiento de ‘Actividad web y de aplicaciones’ en sus ‘Controles de privacidad’, Google, sin embargo, continúa interceptando el uso de las aplicaciones de los consumidores y las comunicaciones de navegación de aplicaciones e información personal”, explicó la demanda.

La nueva queja pone al descubierto la falta de coherencia de la empresa puesto que hace poco se dio a conocer una próxima revisión a sus políticas de publicidad para sancionar los anuncios que aprueben tecnologías de vigilancia que permitan el espionaje.

“La política actualizada prohibirá la promoción de productos o servicios que se comercialicen o apunten con el propósito expreso de rastrear o monitorear a otra persona o sus actividades sin su autorización”, escribió la filial de Google Alphabet en su blog, según Financial Express.

La política actualizada en el servicio de Google que espera ser implementada a partir del 11 de agosto se da en respuesta a una decisión del Departamento de Justicia de EE. UU. junto a una coalición de fiscales generales estatales que esperan llevar a acabo la elaboración de un informe con el fin de implementar posibles sanciones contra Google por monopolizar los anuncios en línea.

De acuerdo con The Verge, la investigación es uno de los mayores esfuerzos para regular Google por parte del gobierno de los EE. UU., Con una rara coordinación entre las fuerzas del orden público estatales y federales.

Hasta ahora el gigante tecnológico se ha visto en la necesidad de entregar a los investigadores más de 1000 documentos como parte de la investigación en curso, además de que por medio se han presentado varias demandas civiles.

La investigación abarca la búsqueda en Google debido a su papel en el negocio publicitario, pero no involucra las diversas decisiones de moderación de plataforma tomadas por Google en YouTube o Google Play Store, según indicó el medio antes citado.

Le puede interesar: