Redacción BLes– Una red de manifestantes que reunió a más de 80 grupos anti-Trump, se está organizando bajo el nombre de Protect the Results, con el objetivo de movilizar a millones de estadounidenses en caso de que Donald Trump gane las elecciones, negando su victoria.

Con el infundado pretexto de tratar de “prevenir una crisis constitucional”, la red de activistas de izquierda y grupos progresistas bien financiados están entrenando, organizando y planificando la movilización masiva en las calles en caso de que el presidente Trump gane las elecciones.

La coalición de más de 80 grupos de defensa y organizaciones de base, nace a partir de la fusión de dos grupos, ya bien constituidos y con cierta trayectoria llamados, ‘Indivisible’ y ‘Stand Up America’. Ambos grupos de izquierda surgieron en respuesta a las elecciones del presidente Trump en 2016, cuyos objetivos declarados son: “organizar y resistir la peligrosa agenda de Trump” y “derrotar a Trump y sus facilitadores”. Al fusionarse, tomaron la iniciativa de sumar a toda agrupación de izquierda que tenga como objetivo común sacar al presidente Trump del gobierno.

A su vez, ambas agrupaciones, son parte de Democracy Alliance (DA), según asegura BreitBart es una alianza financiada por el multimillonario de izquierda Soros, la que también recibe donaciones de miles de pequeños y medianos aportantes que tienen como objetivo común, desarrollar un movimiento único progresista en los Estados Unidos. 

Otros grupos de izquierda que también estarían siendo financiados por Soros son MoveOn, Women’s March, Working Families Party y Center for Popular Democracy. Todos ahora forman parte de Protect the Results.

George Soros, en una entrevista para el periódico Independent, comparó al presidente Trump con un “peligroso dictador” y aseguró que está “luchando” por su vida política y hará “cualquier cosa para permanecer en el poder”. 

Dada su dura descripción de Trump, no es de extrañar que grupos respaldados por Soros lideren la llamada “resistencia” que se está gestando para provocar manifestaciones masivas el día posterior a las elecciones.

Varios líderes de los grupos de “resistencia” pertenecientes a la agrupación DA han hecho público durante los últimos días sus intenciones de manifestarse en noviembre.

“¿Tendremos éxito? Vamos a luchar como el diablo para lograrlo”, dijo Rahna Epting, directora ejecutiva de MoveOn, otro de los grupos financiado por Soros que se unió a la coalición. 

Elridge, fundador de Stand Up America, declaró en The Times, “Nos movilizaremos, tomaremos las calles, presionaremos a los funcionarios electorales estatales y locales para dejar en claro que el pueblo estadounidense no va a permitir que Donald Trump se robe estas elecciones”.

“El 3 de noviembre. Después de votar, ¡sal a las calles! ¡Donald Trump debe irse y nosotros debemos hacer que suceda! ” dice una publicación tuiteada en agosto por ShutDownDC, un “espacio de organización” que se asocia con Protect the Results.

La mayoría de estos líderes de izquierda se están comportando como verdaderos terroristas, buscando en primer lugar difundir miedo y odio en la sociedad, promoviendo una narrativa falsa acerca del poderío del presidente Trump y sus supuestas intenciones de quedarse con el poder y convertirse en un “dictador”. En segundo lugar buscan incentivar a la gente a salir a las calles en manifestaciones masivas en busca de una supuesta “justicia  contra la dictadura Trump” y debilitar y/o transformar el sistema. 

Lamentablemente las principales figuras demócratas están siguiendo el mismo juego que estas agrupaciones de izquierda, preparando el terreno para el caos y los disturbios masivos.

La exprimera dama, Hillary Clinton, según reportó BreitBart instó a Biden a no conceder las elecciones “bajo ninguna circunstancia”, mientras que el candidato presidencial demócrata dijo que confía en que Trump “va a intentar robar esta elección”. 

Con un verdadero ejército de manifestantes anti-Trump organizados en una gran coalición y bien financiados, preparando el campo de batalla para una supuesta anarquía postelectoral, las declaraciónes de los líderes demócratas no son triviales. 

Para contrarrestar la avanzada de izquierda, un conjunto de ciudadanos tuvo la iniciativa de armar un petitorio solicitando a la administración Trump y a los gobernadores de los 50 estados, que se inicie una investigación sobre George Soros y su Open Society Foundation, y aquellos que financian la amplia red de organizaciones radicales que con malas intenciones buscan desestabilizar a los Estados Unidos. Rápidamente el petitorio logró juntar más de 60 mil firmas.

Andrés Vacca – BLes.com