Redacción BLesEl gobernador republicano de Wyoming, Mark Gordon, aseguró el lunes que la orden ejecutiva del presidente Joe Biden que cancela los arrendamientos federales para perforación de petróleo y gas, anuncian un futuro “devastador” para la economía estatal e implican un “ataque directo” hacia los ciudadanos de Wyoming.

Durante una entrevista en Fox & Friends Gordon se lamentó, diciendo que el normal desarrollo de la economía de Wyoming depende de los ingresos federales por arrendamiento de tierras. 

“Perder esos ingresos es devastador para nuestras escuelas, devastador para nuestras comunidades, devastador para esas pequeñas empresas que realmente dependen del sector energético”, dijo Gordon durante la entrevista.

En el mes de enero, el presidente Biden firmó una orden ejecutiva en la que determina una “pausa” en el arrendamiento de tierras para explotación de petróleo y gas. La orden además indica que la administración también revisará las prácticas existentes de arrendamiento y permisos “relacionadas con el desarrollo de combustibles fósiles”.

“Esta prohibición de Biden realmente tiene un efecto devastador, no solo para Wyoming”, dijo Gordon.

Días después de la orden ejecutiva impuesta por Biden, el gobernador Gordon emitió un comunicado de prensa advirtiendo a los ciudadanos de Wyoming que la decisión presidencial provocará grandes daños a la economía del estado que podría incluso afectar los servicios fundamentales. 

Le recomendamos:

“Estas órdenes emitidas por la nueva administración son un ataque directo a Wyoming y nuestra forma de vida. Estoy indicando a los miembros de mi gabinete que examinen los impactos económicos, financieros y laborales de las acciones del presidente”, y agrega: “Seguiré luchando contra estas políticas destructivas y erradas por todos los medios necesarios. La forma de hacer avanzar a Estados Unidos no es aplastando sus estados occidentales”.

Paralelamente Gordon emitió una orden ejecutiva instruyendo a las agencias estatales de Wyoming a examinar los impactos de la prohibición, al mismo tiempo que les pide que analicen las implicancias que tiene la orden presidencial en la disponibilidad de petróleo y gas en el estado.

Gordon también advirtió que su gobierno, si es necesario, presentará una demanda contra la orden ejecutiva.

Respecto a los comentarios emitidos por la administración Biden que anunciaron que los trabajadores afectados por las medidas federales recibirán capacitaciones para que realicen trabajos alternativos en el sector energético, Gordon aseguró que más allá de que puede resultar útil, de ningún modo aliviará los impactos financieros.

De este modo, Wyoming se suma a la gran cantidad de estados y millones de personas afectadas que muestran su profunda preocupación tras los anuncios del presidente Biden sobre las nuevas políticas que responden al Green New Deal. 

Los anuncios y acciones impuestas recientemente afectan drásticamente las tradicionales actividades energéticas en supuesto beneficio de “energías limpias y renovables” que aún nadie supo explicar cómo funcionarán y cómo reemplazarán tanto el poder energético de las tradicionales, como las fuentes laborales que allí se emplean.

Andrés Vacca – BLes.com